Autoridades de Amnistía Internacional visitaron el Museo de las Memorias

Directivos de Londres y de las oficinas locales de la organización defensora de derechos humanos Amnistía Internacional tuvieron una recorrida guiada por Martín Almada, por los sitios donde la dictadura de Stroessner realizaba torturas y mantenía detenidos a los opositores.

Martín Alamada y Colm O., en la que fuera su celda. Foto: MM.

Martín Alamada y Colm O., en la que fuera su celda. Foto: MM.

Altas autoridades de Amnistía Internacional de Londres, Colm  O. Cuanachain e Ignacio Navarro  y del Presidente de la Oficina Nacional, Fabian Forestieri, visitaron ayer el MUSEO DE LAS MEMORIAS de Asunción, un ex centro de tortura  que funcionó desde 1956 hasta 1992,en pleno centro de la capital paraguaya.

El siniestro lugar fue la sede la Oficina Nacional de Asuntos Técnicos, instalada en 1956 en convenio con el gobierno de los Estados Unidos  para que en el marco de la Guerra Fría, Paraguay combatiera la mal llamada “subversión interna”, lo que abarcaba a toda la población que no fuera adicta al régimen dictatorial, del cual el 4 de mayo próximo se cumplen 60 años de su instalación.

La técnica

El edificio era conocido como “La Técnica” fue durante décadas uno de los centros del Terrorismo de Estado, ya que en sus dependencias dirigidas por el abogado Antonio Campo Alum y asesorada durante dos años por el experto norteamericano, Coronel Robert K. Thierry, detuvieron, interrogaron y torturaron a miles de personas sin distinción de edad, sexo, procedencia o filiación política o sindical. Disponía de un equipo altamente especializado en las más avanzadas técnicas de tortura. Desde el 22 de diciembre del 2005,  la Fundación Celestina Pérez de Almada instaló allí, el Museo bajo la dirección de la especialista en Memoria e Historia Reciente, María Stella Cáceres, quien lo ha desarrollado desde octubre del 2002. El Museo lleva a cabo sus actividades científicas, educativas y de promoción de los DDHH en virtud de un convenio interinstitucional entre el Ministerio del Interior, la Fundación mencionada y la Mesa Memoria Histórica.

Las autoridades de IA, junto a la "Caperucita". Foto: MM.

Las autoridades de IA, junto a la «Caperucita». Foto: MM.

Visita

La delegación de Amnistía recorrió las diversas salas y celdas y recibió explicaciones del Presidente Fundador del Museo, Dr. Martín Almada, además, Premio Nobel Alternativo de la Paz, quién brindó información sobre los distintos esfuerzos llevadas a cabo por Defensores y Defensoras de DDHH y organizaciones de DDHH para combatir la impunidad. Se refirió en especial al descubrimiento de los archivos policiales y militares en 1992 y a la Comisión de Verdad y Justicia que funcionó durante cuatro años mediante una ley impulsada por las víctimas.

A seis años de la presentación del Informe Final, declarado de interés nacional mediante decreto, no se ha logrado grandes avances en la búsqueda de detenidos desaparecidos, no se han llevado a juicio las innumerables demandas, algunas de la cuales llevan más de 25 años de demora en los tribunales paraguayos. Excepción realizada con un grupo de policías condenados y el represor ex general Ramón Duarte Vera, que permanece en prisión domiciliaria.

Los visitantes, observaron el vehículo, policial conocido como “La Caperucita” depositado por orden judicial en el Museo, para cumplir fines educativos. El mismo, integrante de una flota mayor, recorría la capital y ciudades del interior y constituía el anuncio de campañas de represión y tortura para miles de personas. Se trata de camioneta Chevrolet Custom de color rojo, cuatro de las cuales se encontraban al servicio de la Policía Política y dos, de color verde a cargo del Ejército.

Comisaría

Finalmente ingresaron en la Comisaría Tercera,-ubicada frente al Museo en la calle Chile al 1600-  donde visitaron la celda llamada “Sepulcro de los Vivos” en la que  soportaron la prisión  los principales líderes del Partido Comunista Paraguayo :julio Rojas, Anananías Maidana , Antonio Maidana, Luis Casabianca, Virgilio Bareiro, entre otros, por más veinte años. Las condiciones absolutamente inhumanas con restricción hasta de la luz solar.  Entre 1974 y  77, Martín Almada pasó varias temporadas en esa celda. Su denominación se debe a la decisión de perpetuidad de la prisión dispuesta por la dictadura terrorista. En una celda aledaña, estuvieron otras víctimas de la Operación Cóndor. Almada recordó  que en el transcurso de su huelga hambre por 30 días recibió la visita amenazante del Comisario Alfonso Lovera Cañete que le ordenó que “diga a sus camaradas comunistas de AMNISTIA INTERNACIONAL dejen de enviar notas reclamando por su libertad” porque las cartas molestan, irritan al Presidente Stroessner”. Almada reiteró sus agradecimientos tanto a Amnistía Internacional como al Comité de Iglesias y a las organizaciones sociales que se movilizaron para romper los barrotes de su celda.

Almada pudo recuperar su libertad tras una prolongada huelga de hambre y la acción de solidaridad internacional de Amnistía Internacional a través del Grupo 46 de Bassel, Suiza.

Los directivos tuvieron emocionadas expresiones de homenaje a las víctimas de la dictadura stronista, a las que consideraron merecedoras de Justicia y Reparación integral.

Fuente: MM.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.