Aumentan quejas contra buses diferenciales

Usuarios del transporte público utilizan las redes sociales a diario para expresar sus quejas contra el tan mentado proceso de “modernización” del sistema con los buses diferenciales, que a pesar de haber sido adquiridos con un subsidio estatal de más de 11 millones de dólares cuestan al ciudadano un pasaje más caro, de G. 3.300 con relación a los G. 2.100 del servicio “convencional”.

La primera queja es que de facto se ha impuesto un pasaje de G. 3.500 ante la excusa de la escases de monedas de G. 50 y G.100. En este caso, ante la falta de vuelto en lugar de que la tarifa se redondee a favor del cliente, como sucede en numerosos países, la diferencia se salda a favor del empresario, que se queda con ese margen. Ante el reclamo de los pasajeros, los choferes solo ofrecen la “solución” de bajarse y tomar otro bus, aunque en horario nocturno no se pueda realizar dicha “elección”, pues el servicio se interrumpe a tempranas horas.

A pesar de que los transportistas, a través del Centro de Empresarios del Transporte del Área Metropolitana (Cetrapam), prometieron que brindarían el servicio nocturno luego de acceder al subsidio, a más de un año  la promesa sigue sin ser cumplida y la mayoría de las líneas cortan el servicio a las 22.00 horas, siendo imposible abordar una unidad hasta las primeras horas de la mañana.

Otra queja frecuente es la imposición del pasaje más caro a los usuarios con la salida consecutiva de los buses diferenciales  a primeras y últimas horas del día, viéndose obligado el ciudadano a tomar el servicio más caro en las horas pico y de cierre del servicio, aunque supuestamente los buses diferenciales y convencionales circularían de manera alternativa para que el ciudadano pueda optar por uno u otro servicio.

Además, en el clima frío que se tiene actualmente muchos de los buses vuelven a lanzar aire frío en lugar de activar la calefacción. En horas de la siesta, en tanto, muchos de los buses directamente no encienden el aire, pero cobran la misma tarifa diferencial.

“Yo viajo todos los días a las 4 y media de la mañana, y a esa hora solo viene el diferencial. Me cago literalmente de frío más adentro que afuera. No puedo quejarme al chofer, pues él solo maneja el bus, no es el responsable directo. Vuelven a tirar aire frío atentando contra las personas en estados gripales, a costa de querer recaudar más”, publicó un usuario de la Línea 56 en su cuenta de Facebook.

Otro de los puntos más publicitados eran los buses inclusivos con rampas para personas con silla de ruedas, pero en muchas unidades el acceso está cerrado con cadenas y candados, como también denunció por las redes sociales un usuario de la Línea 15. “¡De micros inclusivos estamos hablando!”, escribió al pie de una foto en que se observa la puerta de acceso bloqueada con una cadena.

En tanto, las líneas 8 y 48 aprovechando el regalo del gobierno han convertido el 100% de su flota pasándose exclusivamente a los buses con aire acondicionado, viéndose todos sus usuarios obligados a pagar el pasaje más caro sin posibilidad de elección.

Comentarios

1 Comentario

  • Avatar
    Vladimir Guimpelevich
    14 junio, 2016

    DIFERENCIAL.

    Habiamos esperado desde siempre.LLegar a la parada, subirse a uno de esos autobuses grandes, limpios, asientos comodos, refrigerados. Y un dia aparecieron en las calles de nuestra ciudad.Pagamos sin chistar los 3.300 guaranies con la promesa de un comodo viaje.
    Mi rutina diaria es tomar el 15-1 en Villa Elisa, y hacer un viaje de una hora y media hasta el centro.
    Sube gente por el camino, mas gente, la radio en el salon truena el chiqui-bum, chiqui-bum,chiqui-bum.Sube mas gente, ya no hay asientos.
    La velocidad inicial, de unos 35 kilometros por hora ,sube a ochenta.
    El chofer vocifera: ¡ Mas al fondoooo! ¡Hay lugar en el fondooo!
    Sube mas gente.
    Llegando al mercado de abasto se abre la puerta trasera y la reservada para pasajeros invalidos y suben bolsas, cajas con frutas….y mas gente.
    Chiqui-bum, chiqui-bum,chiqui-bum….
    Los semaforos para el chofer son como dijo alguien , una oportunidad.¿Paso,o no paso?
    chiqui-bum, chiqui-bum, chiqui-bum.
    Viajamos por la avenida Mariscal Lopez a un poco mas de 100 km/hora.El enorme autobus, parecido a un trasatlantico zigzaguea entre el caotico transito mañanero y en las bruscas frenadas, los avivados se acomodan por las nalgas de las colegialas.
    Chiqui-bum,chiqui-bum, chiqui-bum.
    ¿Diferencial? ¿Refrigerado? ¿3.300?
    Chiqui-bum, chiqui-bum, chiqui-bum.
    Naumbre…¡Katinga refrigerada!

Publicá tu comentario