¿Asumir el trabajo infantil o erradicarlo?

El movimiento latinoamericano de niños y adolescentes trabajadores logró ubicar en el Foro Internacional Infancia y Trabajo la idea de repensar la mirada hacia el trabajo infantil.

Qué pasa con el trabajo y qué pasa con los trabajadores menores de 18 años. “No podemos quedar con una visión hegemónica, eurocentrista, del trabajo”, entiende la directora de Calle Escuela, una de las promotoras de la organización de niños y niñas trabajadores/as (ONATs), de Paraguay.

El foro sobre infancia y trabajo se desarrolló en la Universidad Iberoramericana, entre académicos, autoridades estatales,  organismos no gubernamentales y estudiantes.

El momento más fuerte de la discusión sobre el trabajo de los niños se produjo cuando por vídeo conferencia confrontaron  el tema Guillermo Desma, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y los niños latinoamericanos representados en el foro.

La OIT tiene una campaña de erradicación del trabajo infantil, pero “esto no se ajusta a nuestras culturas, a nuestras necesidades”, retrucó un adolescente boliviano.

En Bolivia, existe un Código de la Niñez asume el trabajo infantil. Y había de erradicar “las causas que llevan a los niños a realizar el trabajo en malas condiciones”.

“Personalmente yo no estoy de acuerdo”, dijo el representante de la OIT.

“Arrastramos cuántos años de pobreza y explotación, me vale”, reafirmó un diputado boliviano Javier Zavaleta, durante el foro, defendiendo la idea de asumir el trabajo y luchar, «estructuralmente, desde nuestras realidades, contra las condiciones de explotación»

Qué es ser niño y niña hoy en Latinoamericana

En Paraguay, de acuerdo con los informes  de la OIT, basados en una encuesta de hogares realizada en el 2011, existen aproximadamente 450.000 menores de 18 años trabajando.

Pero muchísimos más trabajan, asume Norma Duarte. Al igual que en toda América Latina. «Lo que pasa es que el trabajo no remunerado no se considera trabajo. Hay muchísimos niños y adolescentes en esta situación”.

«No queremos explotación ni material ni sexual ni sicológica. Queremos que se nos respete. Somos trabajadoras», sostiene la representante venezolana.

Asistieron representantes de organizaciones de niños y adolescentes trabajadores de Paraguay, Bolivia, Argentina, Colombia, Perú, México, Venezuela y Ecuador; además de referentes intelectuales de universidades de Lima, Colombia y Alemania, el Soc. Manfred Liebel de la Universidad de Berlín, entre otros.

Temas y exposiciones

El doctor Alejandro Cussianovich Villaran disertó sobre “Infancia y trabajo: dos nudos culturales en profunda transformación”, tema central del foro.

Otro tema que se puso en debate fue “La protección de los niños, niñas y adolescentes trabajadores desde un enfoque de derechos humanos a la luz de la Convención sobre los DD.NN. y el deber de protección especial de la Convención Americana”, a cargo de la comisionada de la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos) y relatora para los Derechos de niños, niñas y adolescentes, Rosa María Ortiz.

Durante el foro el tema tierra estuvo presente. Uno de los paneles se denominó: “Sin tierra no hay trabajo ni vida: experiencia de resistencia y lucha de los NAT en Paraguay”.

Tematicamente completaron el foro: “El significado del trabajo desde las infancias; la organización como estrategia para el cumplimiento de nuestros derechos; políticas y programas de erradicación del trabajo infantil y abordaje teórico y rutas de intervención”.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.