Asesinatos y persecusión de indígenas guaraníes en Brasil

En Matto Grosso do sul, la mafia terrateniente mantienen pistoleros a sueldo para crear un clima de terror en las comunidades.

Buscan impedir que los guaraníes regresen a sus tierras. Autoridades del vecino país están vinculados a los mafiosos, según denuncian. Dos pistoleros, supuestamente paraguayos, ejecutaron al lider indígena Nisio Gomes el pasado mes de noviembre.

Nisio Gómez, asesinado en noviembre pasado.

La violencia generada por el narcotráfico en las comunidades guaraníes de la frontera paraguaya tuvo sus puntos más fuertes en los últimos meses, con el asesinato de indígenas e intimidación a diversos grupos de la zona del Amambay. En Brasil, la situación es similar, pero de la mano de la mafia terrateniente.

Hombres armados de Brasil están intimidando descaradamente a comunidades indígenas con una lista de objetivos de líderes prominentes, tras el asesinato del conocido líder indígena Nísio Gomes el mes pasado.

Estos pistoleros, que han sido contratados por poderosos terratenientes del estado de Mato Grosso do Sul, están creando un clima de terror para impedir que los indígenas guaraníes regresen a sus tierras ancestrales, según la organización Survival internacional.

Las tácticas empleadas en incidentes recientes son casi idénticas. Los pistoleros rodean los vehículos en los que viajan los guaraníes, los obligan a parar y luego abusan verbalmente de los pasajeros y los interrogan sobre los nombres de la lista de objetivos.

Un líder guaraní ha dicho a Survival International: “Nos han puesto en la diana y están decididos a matarnos. Corremos grave peligro. Aquí en Brasil no tenemos justicia. No tenemos a donde huir”.

El pasado 28 de noviembre, unos 100 guaraníes que volvían de una reunión en el distrito de Iguatemi fueron objeto de un ataque. Los testigos guaraníes han relatado a Survival que uno de los cuatro hombres implicados era un alcalde local.

Los guaraníes han asegurado que los hombres gritaron cosas como “¡Vamos a quemar estos autobuses llenos de indios!”. Miembros de un equipo del Gobierno también presenciaron la escena.

Las amenazas continuas han obligado asimismo al hijo de un líder asesinado a abandonar su comunidad. Los terratenientes ganaderos mataron a Marcos Veron en 2003 después de que intentara una y otra vez recuperar una pequeña parte del territorio ancestral de su comunidad. Ahora su hijo Ladio se ha convertido en un objetivo.

El director de Survival International, Stephen Corry, ha declarado: “Esto es una tragedia más dentro de una campaña decidida a exterminar toda oposición guaraní al robo de sus tierras. Los ganaderos no dejarán que nada los detenga para proteger sus intereses, y es una verdadera vergüenza que el Gobierno brasileño no pueda impedir que estos pistoleros sigan actuando al margen de la ley”.

Los asesinos de Gomes aún no han sido arrestados, pero la semana pasada el Ministerio Público de Brasil dijo que seis hombres habían sido acusados del asesinato de dos maestros guaraníes en 2009.

Entre los acusados se encuentran un famoso terrateniente ganadero brasileño que mantuvo como rehén a la comunidad a la que pertenecían los maestros, y políticos locales.

“Cuida de esta tierra”, últimas palabras del líder guaraní asesinado

Marcos Veron, asesinado en 2003.

Las últimas palabras del líder indígena Nisio Gomes, asesinado en noviembre pasado en el sur de Brasil, se las dedicó a su hijo Valmir: “No dejes este lugar. Cuida de esta tierra con valor. Esta es nuestra tierra. Nadie nos puede echar de ella. Cuida bien de mis nietas y de todos los niños. Dejo esta tierra en tus manos”.

Después los pistoleros, que según informaciones son de nacionalidad paraguaya, se llevaron en su vehículo el cuerpo ya sin vida de este hombre de 59 años, y en su huída pasaron por encima de la vara de madera de Gomes, que éste utilizaba en rituales y oraciones, y que tiene unos 200 años de antigüedad. Valmir tiene ahora consigo esta reliquia, que no se llegó a romper.

Se piensa que Gomes era el principal objetivo de este ataque, aunque existen datos aún sin confirmar sobre el secuestro de dos adolescentes y un niño de cinco años.

Gomes era el líder de un grupo de guaraníes de entre 60 y 70 personas, que regresaron a parte de su tierra ancestral en el estado de Mato Grosso do Sul, a comienzos de noviembre, después de haber sido expulsados por terratenientes ganaderos. Era su tercer intento de regresar a su tierra, de la que fueron expulsados hace treinta años.

Antes de su regreso, los indígenas habían estado viviendo en el borde de una carretera.

Según Valmir, su padre fue amenazado repetidas veces por hombres desconocidos que visitaron su campamento en la reserva de Amambai. Uno le llegó a decir a Gomes: “pronto morirás”.

El Departamento de Asuntos Indígenas brasileño, FUNAI, y la policía federal han abierto una investigación. La Secretaría de Derechos Humanos de Brasil condenó el asesinato como “parte de la violencia sistemática contra los pueblos indígenas en la región”.

Fuente: Survival Internacional.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.