Arrancaron actos en memoria de las víctimas del Ycua

La tragedia fue producto de la negligencia, de la impericia y la avaricia de los seres humanos según víctimas.

Los ausentes. La pena sobre los culpables solo fue posible gracias a la organización y la lucha de la gente.

“400 muertos, eso no se olvida, no se queda impune!”, es uno de los gritos que ya llevan 7 años de vigencia, tras la masacre en el supermercado Ycuá Bolaños. “Las puertas se cerraron, los Paiva lo ordenaron”, es otro de los cánticos insignia. La condena, insuficiente para la mayoría de las víctimas, a Juan Pio Paiva, Víctor Daniel Paiva, Daniel Areco y Humberto Casaccia, fueron un testimonio de que sin lucha organizada la impunidad no será vencida.

Una serie de actos, con murgas, teatro y música, arrancó el domingo 31 de julio, y continuará el 1 de agosto, en el que se pretende marcar el inicio del proyecto para establecer el Museo de la Memoria. Una memoria que quiere radicarse firmemente para el futuro.

Poco faltó para que la condena a los responsables de la mayor tragedia en tiempos sin conflictos bélicos en Paraguay quedaran prácticamente absueltos o con condenas ínfimas. Sin embargo, la reacción del 5 de diciembre de 2006, cambió el curso de la historia. Y a diferencia del 1 de agosto de 2004, las puertas a la esperanza, de justicia, eran abiertas, esta vez por el pueblo.

“Mientras mantengamos la memoria, no vamos a repetir esta tragedia. Nosotros fuimos protagonista de una historia que nunca hemos pedido, y no queremos que ni un solo paraguayo vuelva a sufrir esto”, manifestó Carmen Rivarola, dirigente de la Coordinadora de Organizaciones de Víctimas, Familiares y Amigos de los afectos por el incendio.

“Sentimos esa injusticia tan terrible que se planteó en nuestro caso. Se hubiera sentado precedente. Si hubieran habido personas probas y honestas, que no se hubieran vendido al mejor postor, la sentencia hubiera sido otra. Y eso lo confirma la cantidad de incendios que hubo últimamente, y eran lugares con mucho flujo de personas, pero en todos esos lugares las personas pudieron salir. Lo que confirma lo que dicen los sobrevivientes, porque las puertas estaban cerradas 400 de los nuestros quedaron allí”, remarcó Carmen.

Carmen Rivarola. Foto: Elecciones Paraguay 2013.

“Se tuvo una cadena de inhibiciones y chicanas baratas para entorpecer el juicio. Esto fue agravado en el 2008 cuando se levantó el embargo de un inmueble, con la falsificación de firmas en lo civil. Se vendió un inmueble a una empresa llamada Pety, y desaparecieron 900 mil dólares, en un robo avieso y alevoso en el Palacio de Justicia” remarcó la dirigente social.

“El barrio Trinidad cambió. Antes era un lugar de aglutinación, compartíamos, nos divertíamos en las fiestas, y todo eso cambió el 1 de agosto de 2004. Trinidad se convirtió en un barrio triste. Se volvió un barrio donde 400 de sus miembros ya no están. Es producto de la negligencia, de la impericia y la avaricia de los seres humanos ya que los nuestros murieron por causa absolutamente prevenibles y previsibles”, comentó Carmen.

Y la tragedia también tiene rostro infantil. “Teníamos 206 huérfanos, pero ahora son 205, pues en el 2009 se suicidó un chiquito. Están siendo asistidos por la Secretaría de la Niñez, pero nada puede calmar el dolor de la pérdida”, reflexionó. Y ellos sobrevivieron, pero 99 menores quedaron calcinados en la mortal trampa montada en Artigas y Santísima Trinidad.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.