Aquel intento de golpe de Estado liberal del 18 de octubre de 1891

Aunque es una genuina construcción social, el PLRA (en sus orígenes Partido Liberal)  es fruto de las políticas coloniales y oligárquicas impuestas al Paraguay luego de la ruptura, con la Guerra de la Triple Alianza, del proceso de construcción del Estado-Nación. José de la Cruz Ayala y sus partidarios habían sido asaltados por milicianos colorados en las elecciones parlamentarias en Ibyku’i, generandose una violencia política entre ambos bandos.  Este hecho convenció a los liberales de que tomar el poder por vía electoral era ingenuo. Decidieron tomar la armas para el efecto.  Del plan de derrocar al gobierno colorado de Juan G. González se encargaron Antonio Toboada, como jefe político, y el mayor Eduardo Vera como jefe militar. La intentona golpista del 18 de octubre de 1891 fracasó gracias a que el general Juan Bautista Egusquiza la sofocó con extrema eficacia.  Decenas de muertos, entre ellos el mayor Vera.

Llama la atención que los liberales festejen esta fecha más que la fecha aniversario de fundación del partido, ocurrido un 10 de julio de 1887, con el nombre en principio de «Centro Democrático». La razón es que con aquella asonada y la muerte del mayor Vera, el Partido liberal ingresa al imaginario popular y, con el tiempo, se convierte en un partido de masas. Un partido construido en el tiempo históric0, socialmente, impregnado con los  símbolos e intereses de las élites y de la gente. Color, líderes mistificados, discurso faccioso, sangre y venganza fueron construyendo este partido durante más de 123 años.

Respecto de que  aquella asonada fue una  «Revolución», debe anotarse a cuenta de la ignorancia de lo que en aquel entonces podría haberse significado tal cosa, y a la manipulación que fue tejiendo el pensamiento oligárquico en la cabeza de la gente. Aquello fue un golpe de Estado de los tantos o curridos antes y después de aquella fecha en Paraguay. Más bien fue un acto más para constinuar con la construcción de una sociedad colonizada y un remedo de Estado manejado por la oligarquía.

Es oportuno recordar, habida cuenta la recordación de esta fecha, que el PLRA fue fundado y construido al calor de las políticas coloniales y oligárquics impuestas por los vencedores de la Guerra Grande: Brasil, Argentina y el entonces imperio inglés. Luego se sumaron a nuestros verdugos los EE.UU.

El PLRA, como el Partido Colorado, es una de las nucleaciones políticas que defendió y defiende los intereses de la minoría económica que, aliados con los poderes imperiales, gobernó y gobierna este país. Y no es solamente porque sus dirigentes asi lo quisieron.  Sino, sobre todo, porque tras la destrucción del Estado -Nación que iba siendo cosntruido por Francia y los López, el Paraguay debía funcionar como lo que era antes y sigue siendo hoy: una colonia con las necesarias formalidades de una república.

Comentarios

Publicá tu comentario