Apelan condena a Rubén Villalba

La defensa técnica de Rubén Villalba presentó ayer ante el Tribunal de Salto del Guairá la apelación a la condena de siete años que fue impuesta al dirigente campesino por el caso Pindó. El abogado Gustavo Noguera efectuó el trámite y declaró al respecto que «esta es una oportunidad para que la justicia limpie las aberraciones procesales que se cometieron durante el desarrollo del juicio», informó la Articulación Curuguaty.

El caso Pindó se remonta a 2008 cuando una comitiva fiscal-policial llegó a la mencionada comunidad del departamento de Canindeyú para reprimir a los pobladores que se habían levantado contra fumigaciones ilegales que se realizaban en una parcela de soja propiedad del brasileño Wagner Minuzzi Da Silva. Las pulverizaciones se aplicaban cerca de una escuela y del tanque de agua sin cumplir las medidas de seguridad requeridas, como las franjas vivas de seguridad de cinco metros de ancho y dos de alto.

Luego de que Rubén Villalba haya obtenido la prisión domiciliaria por el caso Curuguaty, tras casi 60 días de huelga de hambre, la jueza Yanine Ríos sacó del cajón este episodio en que, según los denunciantes, fueron desarmados y tomados de rehenes por los pobladores. El tribunal de sentencia –integrado por Ramón Trinidad Zelaya, Samuel Silvero y Arminda Alfonso– condenó en febrero pasado a Villalba por los cargos de coacción, coacción grave y privación de libertad.

Entre varias irregularidades verificadas en el proceso, el tribunal admitió la inclusión de pruebas que no fueron presentadas en la audiencia preliminar, que es la instancia en la que se impugnan o se aceptan medios probatorios tras la presentación de los elementos de cargo  y descargo. Se trata del testimonio de propietarios, asistentes fiscales y policías que aseguran que Villalba estuvo presente en el lugar y en el momento en que supuestamente se efectuaron disparos.

Los testigos de la acusación cayeron en varias contradicciones en sus testimonios sobre la supuesta presencia de Villalba en el lugar. Por ejemplo, el abogado Saúl González, abogado y supuesto propietario de uno de los inmuebles, señaló que una turba con machetes había desarmado y disparado cerca del oído del asistente fiscal Hugo Valdez. Dice que luego de huir del lugar una comitiva con refuerzos reingresó a donde quedaron algunos retenidos. González aclaró que no volvió a entrar la segunda vez pero al mismo tiempo dijo que en esta segunda ocasión fue en la que reconoció a Villalba como el supuesto autor de los disparos.

Por su parte, los testigos de la defensa señalaron que Villalba llegó al lugar luego de que se haya parado para hablar a la comitiva fiscal-policial.

La defensa había solicitado en la ocasión la extinción de la causa, que data del 2008, por haberse sobrepasado ya los plazos para un juzgamiento razonable.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.