Ante las inundaciones instan a “desenredar el grado de objetividad y subjetividad de la información»

El sacerdote Aníbal Azuaga afirma que hay «informaciones irresponsables» que exageran la situación de las inundaciones, por lo que hay que «desenredar el grado de objetividad y subjetividad de la información entre los conceptos, las afirmaciones y juicios, desechando el prejuicio o preconceptos». 

Los agricultores perdieron todos sus cultivos a raíz de las inundaciones. Foto: Demoinfo.

Los agricultores perdieron todos sus cultivos a raíz de las inundaciones. Foto: Demoinfo.

Azuaga, vicepárroco de la Basílica Nuestra Señora  del Pilar, instó “a la cordura y la paz social para evitar psicosis en el departamento de Ñeembucú por la crecida  del río Paraguay”, reportó la Agencia de Información Paraguaya.

Este consejo del sacerdote fue dado ante supuestas “informaciones irresponsables” que se manejan en los medios y las redes sociales sobre la magnitud de las inundaciones, dijo en una entrevista con la radio Carlos A. López.

En este sentido, el religioso apeló al libro “En Busca de Lucidez: Vivir con Sensatez en Tiempos de Cambio”, de João Batista Libanio, jesuita, doctor y profesor en la Facultad de Teología de Belo Horizonte, Brasil.

Azuaga apuntó que el escritor  habla mucho de la lucidez y puntualizó que “la misma consiste en desenredar el grado de objetividad y subjetividad de la información entre los conceptos, las afirmaciones y juicios, desechando el prejuicio o pre conceptos, aspectos que la persona debe tener en cuenta en estos tiempos de crisis por la situación de emergencia que se da en la actualidad”.

Añadió que “el daño que genera la exageración en la información difícilmente se puede revertir, más aún cuando el individuo no se  encuentra con la sensatez  y lucidez que le permita discernir la objetividad y subjetividad de la información. Animamos a nuestros hermanos en la fe, la esperanza y la caridad. Que haya cooperación y armonía entre todos en el ejercicio de la caridad. Sin lenguas, sin distinciones porque la caridad tiene un rostro humano, claro y pleno. La lucidez nos conduce al diálogo y a razonar con sensatez. En esta situación, animo a las personas y autoridades a que mantengamos la cordura y la paz social. No insertemos en nuestro ánimo la sicosis ni el pánico. Manejemos estas cuestiones sin egoísmo ni ideologías porque eso puede afectar. Debemos unirnos para sobrellevar este fenómeno de la naturaleza con reflexión, con madurez racional y madurez personal”.

El sacerdote hacía referencia específicamente a las informaciones sobre las filtraciones en el muro de Pilar, que en caso de colapso agravaría aún más las inundaciones. Las filtraciones en el muro fueron confirmadas por las propias autoridades, aunque aseguraron que el problema fue solucionado.

Según los últimos reportes, el nivel del río ha empezado a retroceder. A raíz de la crecida unas 250.000 personas quedaron damnificadas, de las cuales más de 80.000 son de la capital del país. A esto se suma que entre los meses de octubre y diciembre se prevé la llegada del fenómeno El Niño, que traerá consigo copiosas lluvias que harían crecer nuevamente el nivel de los ríos. Por ello se estima que recién el próximo año los damnificados estarían retornando a sus hogares.

Comentarios

Publicá tu comentario