Analista sostiene que el gobierno apunta a hacer perder sus tierras a campesinos

Miles de campesinos y campesinas se movilizan desde hace 10 días en Asunción, reclamando, entre otras cosas, que el Estado les condone sus deudas contraídas para la producción.

La respuesta del gobierno de Horacio Cartes viene siendo la indiferencia cuando no la criminalización, a través de los medios de información.

“Si estos productores están en problemas hoy, demuestra el fracaso de las políticas agrarias del gobierno. Y su actitud es la indiferencia, como que no pasa nada y no asume su responsabilidad”, analiza Rojas.

Para él es claro que hay una corresponsabilidad del Estado en la situación que viven miles de familias agricultoras.

El Estado debería dialogar con el sector -dice- y evitar que pierdan sus tierras, por los embargos de préstamos.

“La indiferencia tiene que ver con una estrategia no explícita del Estado para que los campesinos cedan sus tierras a medianos y grandes propietarios”, dispara.

Esto viene pasando hace décadas en el país. “¿Cuántos campesinos dejaron de ser campesinos en los últimos 20 años?”, se pregunta.

Dice que el Estado debería entender que el bienestar social de las familias agricultoras es de interés público y dar respuesta.

Recordó que el gobierno de Horacio Cartes subvencionó al sector transportista -con mucho menos méritos- regalándole 30mil dólares por cada unidad de transporte nuevo que compraran.

 

IVA cooperativo

Otro de los motivos de las manifestaciones en la capital fue la vigencia del iva cooperativo, que grava un 10% de los actos cooperativos.

Para Rojas el gobierno de Cartes tiene como estategia los impuestos regresivos, que son aquellos que se aplican por igual a todos los sectores económicos sin hacer diferenciaciones en sus ingresos, en especial el IVA.

Lo que se ve, dice, es que este gobierno, para no tocar a sectores de la economía como el agropecuario, busca otras alternativas como extender el iva a otros sectores.

Si el gobierno gravara en un 10% la exportaciones de granos, una sola empresa como Cargil, metería 10 veces más ingresos al Estado que todo el iva cooperativo que se recaude en el país, explica.

Para él existen otros sectores económicos, como el fútbol, el tabaco o las bebidas que no pagan nada o pagan insignificantes impuestos, comparando con los demás países de la región.

El mayor riesgo que tenemos es que este gobierno quiera aumentar el iva general a más de 10%: a un 12%, 15% y hasta 18% sobre cada operación, dice.

 

Fuente: Base Investigaciones sociales

Comentarios

1 Comentario

  • Avatar
    Diego
    13 abril, 2016

    Se supone que el CAH y el BNF debe dar créditos blandos no usurarios para que la gente trabaje y produzca, pero se comportan como un Banco Privado Parásito que especula con expropiarle los bienes a la gente. Y Para qué le sirve al Estado expropiarle la poca tierra que está en manos de los campesinos que producen alimentos para el pueblo y cederla a los grandes sojeros si estos últimos no pagan impuestos y encima deforestan todo a su paso para sembrar la bendita soja transgénica y contaminan el ambiente con el uso indiscriminado y a gran escala de glifosato y otros agroquímicos. Además generan un problema social más al tener que emigrar los campesinos sin tierra y sin trabajo a la ciudad. No entiendo a este gobierno oligarca y neoliberal.

Publicá tu comentario