Alberto Rodas: «Tenemos que ser más duros»

[audio:http://ea.com.py/wp-content/uploads/2009/02/19-donde-estan.mp3]

Sigue rodando Alberto, que ya tiene «20 años de Rockanrolarte», como reza el último disco que recopila su carrera. El cantautor nos recuerda que hay muertes en esta democracia con sus canciones que registran esos hechos como pequeños grandes frescos que van desde Silvino Talavera, el niño que murió intoxicado con agrotóxicos en Itapúa hasta Enrique Galeano el periodista de Yby Yaú que obligaron a huir políticos y narcotraficantes, con canciones que tienen su inconfundible sello. «Hay dos mil procesados por luchar por derechos, por la tierra en el país», recuerda explicando que seguirá en la lucha que iniciara de adolescente hasta que «la cultura de los derechos humanos construya una democracia mundial».

Alberto siempre acompañó al movimiento social, es su distintivo. En «Alas y Cadenas tiene un par de canciones concebidas para ser una punta de lanza, con testimonios de mártires de la lucha en Paraguay por una democracia con justicia social», cuenta Alberto Rodas, sobre el último disco conceptual que realizó.

Se puede entender de qué se trata al escuchar «Pastizales de Caín» en homenaje a Enrique Galeano, y «Tu vaso Orlando», un tributo a Orlando Amarilla, «un gran actor del teatro nacional que falleció en un accidente de tránsito en el que estaba involucrado el hijo de un fiscal que quedó absuelto inexplicablemente en poco tiempo. Es un símbolo de la impunidad», explica.

Pero el disco de Alberto tiene otros temas en homenaje a Silvino Talavera, niño asesinado con agrotóxicos por los sojeros en Itapúa, Calixto Cabral y Sebastián Larrosa, dirigentes campesinos muertos en la lucha social, así como Óscar Aguilera, dirigente de los Sin Techo que fuera asesinado por una mafia local en su barrio de Luque.

El artista está además en una campaña buscando una ley de amnistía para todos los luchadores sociales que tienen «antecedentes de la ley 209 de la dictadura stronista», cuenta. «Pensé que íbamos a hacerlo entre varios, pero ante la atomización que hay, en la que nadie se propone luchar juntos, por una causa me toca a mí reclamar en forma personal para poder seguir cantando, para seguir moviéndome por el país y poder salir del país», explica.

Cuenta que la primera es por posesión de material subversivo. «Era un casette de Fidel Castro que compré en los pancheros de Buenos Aires. Figuró como prueba, un cana desgrabó las palabras de Fidel y todavía no lo extinguen como antecendente». Alberto recuerda entre las risas que permite el recuerdo: «Fue en el año 83, fuimos compañeros de celda con (Héctor) Lacognata, (Carlos) Filizzola y un grupo de campesinos».

La otra historia es parte de una lucha mayor, su compromiso con los sin techo.

Al desnudo

Hay una foto de Alberto que recorrió el mundo. Enfrentando desnudo a las fuerzas policiales en defensa del asentamiento de Sin Techos de la Villa Sebastián Larrosa de Fernando de la Mora. Un compromiso que le fue creciendo a medida que la arbitrariedad les enfrentaba en aquellos años entre el 93 y el 95.
Los sin techo se asentaron en 10 hectáreas de terreno que entendían no tenían dueño. No tardó en aparecer como propietario Nicolás Luthold Feldman, socio de Lino Oviedo, en ese entonces comandante de las Fuerzas Armadas.

Feldman tenía un título de 2 ha. que heredó de sus padres, pero luego aparecieron dos títulos más de 10 ha, «de los que nunca demostró legitimidad. Surge como vendendor de las tierras a unos parientes y nunca se supo de dónde las sacó, no había orígen de los títulos y para mí como estudiante de derecho eran falsos, cuestión que luego se comprobó», historia Rodas.

«Primero nos atacaban con la ley civil pero después directamente aparecieron con una ley penal con la que en 24 horas estábamos procesados, sitiados y con orden de captura con el grupo de amigos de Lino Oviedo que sobrevolaba con helicópteros las casitas de hule, que balearon el asentamiento hiriendo en los brazos a niños y señoras».

Alberto interrumpió en esos años su tarea musical para asesorar a los ocupantes. «Si las cosas hubieran seguido en el fuero civil, hubieran encontrando que hay muchos casos como éste y que estas ocupaciones evitan una explosión social. Por eso considero que el método era correcto y sigue siendo correcto porque es legal, defendí a los ocupantes mientras tanto se averiguaba la autenticidad de los papeles y creo que nos tomaron como corderos para evitar que el ejemplo cunda. Por suerte les salió mal».

Rodas recuerda: «Hay más de 2 mil procesados por dirigir y participar en tomas de tierras. Pienso que debería salir una ley de amnistía nacional para estudiar los casos de cada uno ante la evidencia de que los anteriores gobernantes están procesados por grandes latrocinios, estoy convencido y los hechos lo van demostrando que los acusadores son los peligrosos y no los procesados, detenidos o apretados con antecedentes»

La lucha por los derechos humanos es permanente…
Sí, porque yo entiendo que la Declaración de los Derechos Humanos constituye el instrumento jurídico más importante de todos los tiempos, el mejor parámetro de como puede hacerse una democracia mundial que respete los derechos humanos porque somos seres los policías, los asaltantes, los ciudadanos comunes y todos tenemos un destino que habría que proteger, si se protege la ecología y no los derechos humanos caemos en que hay tierra ecológicamente protegida donde la gente no tiene protección alguna.

Sería una revolución cultural…
La cultura es una revolución, cuanto más avanza la cultura en su desarrollo temático y estético la gente se prepara más para la revolución, la revolución debe ser una cultura, entonces es simplemente seguir descubriendo que puede haber el día de mañana una humanidad con cultura que participe de la creación, de la producción de cultura.

Entiendo que hay un escenario mundial favorable en el que nosotros podemos estar más rezagados por razones históricas particulares de nuestro país, que pasó de ser una luminaria (antes de la Guerra de la Triple Alianza) a no tener ninguna salida como ahora. No hay un solo sello musical que tenga relaciones internacionales que vendan nuestra producción. Sólo compran los discos de otros países, es como si no tuviéramos salida al mar.

Paradójico porque es encierro y exilio a la vez…
…se tradujo en la necesidad del exilio. De irse no por propio gusto sino porque no queda otra. Ahora entiendo que Internet y las herramientas de comunicación nos obligan a tratar de crear individualmente lo mejor de nuestra parte de estar a la altura, aún contra la corriente.

¿Qué pensás de la incursión en la temática social que están haciendo algunos grupos de rock?
Los mejores grupos, los más trabajadores y talentosos aportan una opinión social, es el gran semillero de nuestra realidad, conocer y representar nuestra propia realidad. Son imprescindibles aunque sean diferentes entre sí aunque no se banquen mucho entre sí, hay un movimiento de opinión, Ska, Flou, todo eso.

Hace falta componer…
Ni los folcloristas componen ya. Los rockeros nos metemos con el folclore para demostrar que se puede hacer algo nuevo, para volver a componer. No creo que estén agotados la guarania, la polca, no están agotados para nada, pero tenemos la obligación de hacerlo a nuestra manera, así que aplaudo lo que hace Paiko, La Secreta, Rolando Chaparro y los muchachos.

¿Algún maestro paraguayo?
Hay que homenajear a Chester Swann, un tipo que se las jugó.

Algo que decirle a los rockeros más jóvenes
El rock que debe estar más comprometido en el mundo entero porque estamos en una América Latina con problemas muy antiguos como el hambre, la falta de medicamentos, los niños que mueren por parasitosis, no es lo mismo un norteamericano o un tipo que toca en Inglaterra. Lo suyo es rebelión y revolución debe ser lo nuestro. Tenemos que ser más duros también, de repente.

Alberto por él mismo

«Nací en en el centro de Salud de Fernando de la Mora, el 4 de enero de 1964. Mi viejo, Juan González Cristaldo, era dirigente del primer intento de sindicato de transportes en la línea 26. En la primera reunión llegan y se sientan unos policías. Cuando termina la reunión les dijeron que opá la sindicato y cada uno sepa lo que va a hacer. A papá le quitaron su propio colectivo, por lo que decidió migrar a Buenos Aires, donde llevamos una vida bonita dentro de todo, entre los paraguayos de San Francisco Solano».

«Las primeras canciones de rock las escucho a los 12 años, y para mí el primero y el más importante de mis maestros es León Gieco por las formas de encarar la música y la poesía, esa onda bob-dylanesca de la guitarra con la armónica».

«Al volver a los 15 en el Colegio San Martín de Villa Aurelia formé mi primera barra de amigos de rock&roll y hacia el 83, 84, se vino el rock nacional con Faro Callejero, Pro Rock Ensamble, etc. Compartí escenario en casi todos los festivales que hubo, tenía mucho más pelos en la cabeza y menos pelos en la lengua».

«Nos conocimos en el colectivo con Rolando Chaparro. Nos miramos como diciendo vos sos loco, yo también, y formamos un grupito que duró unos meses juntos».

«Participé en los festivales universitarios donde se forma el movimiento que movilizó a la gente contra la dictadura de Stroessner. Así nos encontramos con la gente del Nuevo Cancionero».

«Mi estilo de música rock no es algo que sólo le pueda interesar a los rockeros, es popular, no me importa si estoy o no en Asunción. Pasé mucho tiempo en lugares del interior especialmente en los últimos 10 años, Villeta, Paraguarí, San Lorenzo, dos meses en algunos, un año en otros, todo porque tengo ganas de seguir recorriendo mi país».

Pasado y presente

«Todos estos años fueron de componer y cantar en vivo canciones que no están grabadas, que se hicieron en forma manual, que están filmadas en forma casera, que estoy buscando compilar».

«En la época de los comuneros había cantos rebeldes, con los jesuitas, en la lucha por la independencia, en la época de la guerra del 70 tenemos al primer poeta, Natalicio Talavera, que fue combatiente en Humaitá y sus poemas eran muy acertados en la temática de la realidad y una denuncia que hasta ahora es útil para entender la historia de la realidad con calidad estética y mensaje».

«Tengo una larga lista con poetas y escritores que aportan a la buena poesía, Félix Fernandez, Ortíz Guerrero, Teodoro Mongelós, son inevitables para hacer algo de vanguardia».

«En todo el mundo los grandes compositores de música contemporánea y rock escarban en las raíces. Tenés a Sting, Yes, Jethro Tull, dedicándose a estudiar la música hindú, africana… Nosotros estamos en casa resucitando nuestra propia tierra que está socavada ahora mismo».

Discografía

Torres de Babel, 1986
Testimonio, 1988
Utópico, 1989
Calle pe, 1990
Escobas Voladoras, 1991
Dominios de la Pasión, 1993
Reaparecido y reeditado en el 2005. «Se había perdido el master en un taxi en Buenos Aires, un amigo lo guardó me buscó, me esperó, me encontró, lo recuperé y lo pude volver a editar».
Sobrevivir, en vivo en el Centro Paraguayo Japonés, 2003
Globo Feroz, 2004
Alas y Cadenas, 2007
20 años de Rockanrolarte, 2008
Del cual incluimos la versión del tema «Dónde estan»

Comentarios

Publicá tu comentario