Al menos seis campesinos presentaron evidencias de ejecución, según investigaciones

De acuerdo con el informe de Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay y la investigación del periodista Julio Benegas Vidallet, publicada en el libro “La masacre de Curuguaty”, de los once campesinos fallecidos durante la masacre, al menos seis fueron «rematados».  

Foto presentada por la bancada del PDP.

Foto presentada por la bancada del PDP.

Las primeras balas de la Policía impactaron en el muslo y en las vísceras, luego habrían sido “rematados” con balas en el abdomen y en la boca, según los testimonios recogidos en las investigaciones. Dicha situación coincide con lo que registra el primer informe forense, del médico Matías Arce. Leamos lo que este médico escribe sobre uno de los fallecidos, Luis Paredes: “Una herida de arma de fuego en la región retroauricular y una herida de arma de fuego en la cavidad bucal con destrucción de paladar posterior. Causa de muerte: ‘destrucción de la masa encefálica’”. Estos patrones se repiten en varios casos. 

El relato

“Adolfo Castro cayó ahí, en el mismísimo frente, pero logró rodar por el pastizal hacia el arroyo y esconderse en un pajonal. Desde ahí vio cuando una bala en el muslo de Lucía Agüero dejaba a la entera desprotección a su hijo y que un grupo policial se lo lleva en plena refriega. Decidió, sin pensarlo dos veces, entregarse. Alzó las manos y, en ese delirio sicario, tres disparos más lo dejaron tumbado…”, describe una parte del libro “La masacre de Curuguaty”.

Sobre otra posible ejecución, Benegas describe: “Dos balas terminaron de fijar el cuerpo moreno de Delfín Duarte en el suelo y otra, la última, destrozó la boca, desfigurando su cara morena, redonda, amable. Todos los que vieron o sintieron la ejecución de Delfín Duarte resolvieron que no era un buen momento para hablar por teléfono y apagaron sus celulares”.

En uno de los testimonios codificados (con protección de fuentes, pero con habilitación para un juicio en escenario internacional) del informe de Codehupy, una persona muy cercana a Fermín Paredes, otro de los posibles ejecutados, relata: “Me llamó Fermín y me dijo: ‘me dispararon en el muslo. Busquen la forma de auxiliarme’. Después ya supe, porque me volvieron a llamar, que ya le habían disparado. Estuvo pidiendo auxilio y los policías lo estaban viendo”.

Denuncia en Senado

Este jueves la bancada del Partido Demócrata Progresista (PDP) presentó fotos inéditas que muestran a campesinos asesinados, algunos maniatados tirados al piso, lo que comprobaría que se realizaron ejecuciones extrajudiciales, según los denunciantes.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.