Agua gratis, negocio redondo

La materia prima (el agua) para las industrializadoras es un regalo, lo cual reduce sustancialmente el costo de producción. Pero hay que presionar para que el Estado no cobre por el agua extraída.

Por Arístides Ortiz Duarte

Francisco Sanfurgo Cañas, gerente general de Paraguay Refrescos (Paresa), no tiene porque estar de mal humor. La materia prima (el agua) es un regalo, lo cual reduce sustancialmente el costo de producción. Sí tendrá que pelear el mercado nacional con la marca Pulp, propiedad del multimillonario dirigente de fútbol y político colorado Horacio Cartes, que les está dando pelea por los millones de consumidores.

Sanfurgo Cañas también tendrá que esforzarse un poco en impedir, con lobbys y hasta presiones, que se firme el decreto que reglamenta la Ley 3239/07 de Recursos Hídricos del Paraguay (Ley de aguas), promulgada a mediados del 2007, luego de haber dormido largo tiempo en el Congreso.

Paralelamente, la compañía trasnacional deberá intensificar la campaña publicitaria «Protejamos las aguas del Acuífero Guaraní», cuyo principal vehículo es la publicidad animada «Opa» que se difunde por todos los canales de país. Una campaña que persuade de la sensibilidad de la Coca Cola ante la posibilidad de que en el futuro nos quedemos sin las aguas subterráneas del Acuífero Guaraní. Las aguas del Patiño son otra cosa.

Todos unidos para no pagar

Sanfurgo Cañas, Cartes y los demás propietarios de las más de 360 empresas industrializadoras de gaseosa, cerveza, agua mineral, lavaderos de autos, curtiembres y mataderías registrados en la Seam, hacen causa común en una cosa: prolongar en lo posible la firma del decreto que reglamenta la Ley de aguas, y cuando sea inevitable, que la misma establezca un monto simbólico de pago por las aguas que extraen del Acuífero Patiño. Y no les va mal con este objetivo.

Hace más de tres años que la Secretaría de Medio Ambiente (Seam) procura terminar la elaboración de un proyecto de 116 artículos. Pero las negociaciones con los actores interesados en el negocio del agua nunca terminan. Juan Rivarola, asesor jurídico de la Seam, quien acompaña el proceso de elaboración, debe juntar paciencia para seguir. Es que los representantes de las industrializadoras de agua no dan tregua. Ya que si, en uno de los apartados del proyecto, se disponen cánones elevados por usar el agua del Patiño, pueden reducirse las enormes ganancias de las mismas. Igualmente, el reglamento establecerá procedimientos especiales para la extracción del agua a los efectos de proteger el acuífero de la contaminación industrial. Esto también puede traer problemas a la discrecionalidad con que hoy utilizan el agua subterránea.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.