Agroexportadores serán exonerados de impuestos incluso si “ayudan” a sus vecinos

Empresarios agropecuarios podrán acceder a beneficios impositivos de hasta el 20% sobre el total de la renta si hacen consignar en sus balances que “ayudaron” a sus vecinos.

Con el Iragro la evasión en el sector agropecuario sería aún mayor. Foto: Fan Page de Federico Franco.

En su artículo “Baja efectividad de la reforma impositiva: más exenciones, menos recaudación”, publicado en el último número de agosto de 2013 de la revista Economía y Sociedad, Julio Ramírez denuncia que las modificaciones al impuesto agropecuario disminuirá la capacidad de recaudación al establecer exoneraciones en casos difíciles de monitorear, como el de “prestar ayuda” a los vecinos.

En efecto, el artículo 30 de la Ley 2421/04 de la Renta Bruta, Renta Neta y Tasa impositiva establece que “los costos directos en que incurra el contribuyente en apoyo de las personas físicas que exploten, en calidad de propietarios de fincas colindantes o cercanas, hasta 20% (veinte por ciento) de la renta bruta, siempre que dichos costos sean certificados por el Ministerio de Agricultura y Ganadería o la Secretaría de Agricultura de la Gobernación respectiva. Las personas físicas a que se refiere este inciso son aquellas con medianos y pequeños inmuebles, según lo establecido en esta Ley”.

“Además de ser elevado el porcentaje a deducir, el control de estos gastos es prácticamente imposible, pues el proyecto de ley establece que sea el Ministerio de Agricultura y Ganadería el que certifique estos gastos. Conociendo la debilidad de este ministerio en materia de extensión rural, es técnicamente inaplicable cargarlo con la tarea de ser el contralor de los gastos de un gran número de productores agrícolas y ganaderos”, sostiene el analista.

El especialista advierte sobre las debilidades y complejidades del instrumento para aumentar las recaudaciones, por lo que, a la ya de por sí baja presión tributaria, se suma este tipo de fisuras que aumentarán la evasión a través de mecanismos difíciles de controlar, como el punto mencionado referente a la “ayuda prestada” a los vecinos.

Entre estos aspectos negativos menciona que “el proyecto de ley elimina la obligatoriedad de presentar la liquidación por el régimen contable, cuando este es el más adecuado para lograr una mayor transparencia y formalidad y mejor control del fisco, ya que obliga al contribuyente a utilizar todos los libros de contabilidad como el de inventario, diario, mayor, de compras y ventas”.

Ramírez también apunta a otras deducciones que se utilizarán para evadir el tributo, como el establecimiento “de la base imponible a través de la compra de bienes muebles”, un privilegio con el que no se contaba con el Impuesto a la Renta de las Actividades Agropecuarias (Imagro).

 “Asimismo, a las empresas unipersonales que usen el régimen de liquidación del contribuyente rural, y facturen por quinientos millones de guaraníes o más en forma anual, se les permite deducir todos sus gastos personales y de familiares a su cargo en rubros como manutención, educación, salud, vestimenta e, incluso, gastos de esparcimiento. Como este régimen está destinado a las medianas y grandes empresas unipersonales, por el monto de facturación, no se entiende por qué deberían deducir los gastos personales. Esto tendría lógica en el Impuesto a la Renta Personal pero no en un impuesto a actividades empresariales”, prosigue.

Otro punto problemático es el referente a la devolución del IVA, que de acuerdo al criterio del gobierno entrante debería aplicarse a las empresas que industrialicen las materias primas. Aquí entra a tallar nuevamente las debilidades de los organismos de control, por lo que fácilmente las empresas podrán ser exoneradas de impuestos declarando porcentajes de industrialización mayores a las reales.

 “Con base en el análisis realizado se podría concluir que la reforma fiscal presenta muchos ‘agujeros’ por los cuales podría fluir la recaudación esperada por sus propulsores. Es necesario, por lo tanto, que el gobierno entrante realice un análisis más profundo del verdadero impacto que podría tener la reforma tributaria propuesta y efectúe los ajustes requeridos exigiendo una contabilidad sería y real a los empresarios del agro, eliminar las exageradas exenciones, muchas de ellas imposibles de controlar, y mantener la devolución del crédito fiscal a niveles coherentes”, concluye el texto.

La Cámara de Senadores tiene programado estudiar en 15 días el proyecto de modificación del Imagro, que finalmente queda establecido en Impuesto a la Renta Agropecuaria (Iragro) y que tal como está planteado recaudaría menos aún que el 0,5% que aporta actualmente todo el sector agropecuario.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.