Afirman que en Itakyry hay solo 15 hectáreas para las 575 familias de Ñacunday

Denuncian que traslado de los carperos es un plan para liberar al terrateniente brasileño Tranquilo Favero, quien explotaría ilegalmente unas 11.000 hectáreas de tierras fiscales en Ñacunday.

Carperos de Ñacunday una vez trasladados en Santa Lucía. Foto: Indert.

Carperos de Ñacunday una vez trasladados en Santa Lucía. Foto: Indert.

El ingeniero agrónomo Alberto Romero señaló con respecto al traslado de los carperos al distrito de Itakyry que solo restan unas 15 hectáreas para realizar la reubicación de las familias de Ñacunday.

Dijo que de las 4.150 hectáreas que el Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) dice haber recuperado de los brasileños en Santa Lucía, 1.130 ha están tituladas y repartidas en fincas de hasta 29 hectáreas propiedad de paraguayos e inmigrantes brasileños; otras 1.405 están sin título pero con recibos de pago, algunos ya finiquitados; otras 800 hectáreas están con expedientes administrativos, y otras 800 fueron loteadas por el Indert en 2011 y 2012 y se encuentran ocupadas por campesinos.

De esta forma, en total suman 4.135 ha, por lo solo quedarían 15 hectáreas para las 575 familias de Ñacunday, aseguró Romero.

Este también acusó al presidente del Indert, Justo Cárdenas, de llevar a cabo un «plan irresponsable» solo para proteger al terrateniente brasileño Tranquilo Favero, quien detentaría ilegalmente unas 11.000 ha de tierras fiscales en Ñacunday. Dijo además haberse comunicado con los carperos y que estos le señalaron que estaban siendo amenazados que si no se trasladaban a Itakyry iban a ser desalojados de Ñacunday. Denunció además que muchas familias están siendo trasladadas por la fuerza en vehículos del propio Favero y de la empresa de seguridad Tapití, propiedad de Mario Sapriza, comisario en la época de la dictadura y jefe de seguridad de la Municipalidad de Asunción.

Con respecto a las denuncias de que los colonos  quemaron obras como puentes e incluso impidieron que una comitiva oficial ingrese a realizar las labores de loteamiento, dijo que los pobladores están en zozobra y ya anunciaron que defenderían como sea sus tierras. Advirtió también que debido al clima de tensión reinante pueden generarse conflictos entre los nuevos y viejos ocupantes.

Comentarios

Publicá tu comentario