Advierten que reforma constitucional con Cartes puede ser un retroceso para los DD.HH.

El líder del P-MAS, Camilo Soares, había instado al mandatario a convocar una Constituyente a pesar del debilitamiento de la izquierda y la oposición.

Publicación del diario ABC Color, aliado de Horacio Cartes, en que se reproducen declaraciones de Camilo Soares favorables a que este gobierno impulse una reforma constitucional.

La defensora de los derechos humanos e investigadora del Centro de Documentación y Estudios (CDE), Clyde Soto, si bien reconoció que hay aspectos de la Constitución que deben ser cambiados, apuntó que una eventual reforma constitucional en este contexto de concentración del poder en manos del titular del Ejecutivo “puede ser retroceso y un extremo peligro ya que los derechos humanos no son comprendidos, ni valorados ni protegidos. En la Constituyente de 1992 se consiguieron avances en materia de derechos, y eso puede estar en riesgo”, afirmó.

Luego añadió que en una Constituyente bajo este gobierno no se va a defender ni profundizar la igualdad, la no discriminación, los derechos indígenas, la objeción de conciencia (más aún atendiendo el contexto de militarización) ni la acción positiva del Estado, aspectos que se lograron introducir en la actual Carta Magna, ya que existía un compromiso de la gente de participar y de limitar los poderes considerando que se estaba saliendo de la larga dictadura de más de tres décadas de Alfredo Stroessner.

“De manera inmediata no me parece. Con esta concentración del poder político en el sector más conservador en derechos humanos. Es más bien un momento de cautela para los defensores de derechos humanos”, añadió.

Sin embargo, dijo que hay algunos elementos de la Constitución que deberían ser cambiados, como incluir el balotaje para no dar la presidencia a un candidato en la primera vuelta, así como medidas de despolitización de la justicia para mejorar la independencia del Poder Judicial.

Apurar la reforma

Entretanto, en declaraciones publicadas el domingo pasado por el diario ABC, Camilo Soares, líder del Partido del Movimiento al Socialismo (P-MAS), había instado al gobierno de Cartes a apurar una reforma constitucional aprovechando su “legitimidad” para llevar a cabo políticas como la de “responsabilidad fiscal”, a pesar de que reconoció que el debilitamiento de la izquierda y la oposición puede derivar en mayores grados de concentración de poder en un sector partidario que domina, además del Ejecutivo, el Legislativo y, en gran medida, el Judicial.

“En el análisis político a nosotros no nos conviene como izquierda (por estar debilitados), pero para la República el mejor momento para hacer una constituyente es ahora, ahora debería hacer la reforma”, observó. Según reseña el diario, el líder del partido integrante de la Concertación Avanza País, que se sumó al llamado “pacto azulgrana” (colorados y liberales), Cartes perdió tiempo en no plantear el tema durante la transición y que un tratamiento posterior se “puede prestar a intereses espurios como permitir la candidatura a la reelección para aquel que está en ese momento en funciones”.

Luego advirtió al mandatario que la ANR puede convertirse en un superpoder, convertirlo en un “rehén”, dejándolo de lado y disolviendo poderes, como se hizo en Venezuela, Bolivia y Ecuador.

“El Partido Colorado puede erigirse como un superpoder en una constituyente, disolviendo los poderes establecidos y convocando a una nueva elección, y entonces allí le sacan a Cartes de carrera, con toda la oposición debilitada. Eso fue lo que se hizo, por ejemplo, en Venezuela, Bolivia y Ecuador, pero que se haya hecho en la izquierda no significa que la derecha no pueda usar la misma estrategia”, aseveró.

Intentamos comunicarnos con Soares para consultarle al respecto, pero no atendió nuestras llamadas.

Comentarios

Publicá tu comentario