Abdo al borde del nocaut apuesta a la campana

Por Jorge Zárate

El presidente Mario Abdo Benítez, como un boxeador al borde del Knock Out (KO), espera que lo salve la campana, tener un respiro, sobrevivir un round más.

Así se leyó el decreto por el que impuso un toque de queda de 20 a 5 en 24 centros urbanos, entre los que destacan la capital Asunción, Ciudad del Este y Encarnación, epicentros del contagio y reproducción de casos de coronavirus que en la semana llegaron a los 2 mil por día.

Paraguay superó ya los 180 mil casos y la barrera de los 3500 muertos.

También dispuso la suspensión de las clases presenciales desde el día 18 por dos semanas para tratar de superar el colapso sanitario que se vive por la ocupación total de las camas de terapia intensiva que el país tiene disponibles.

Vale recordar que desde hace una docena de días la población se viene manifestando pidiendo su renuncia y la del vicepresidente Hugo Velázquez por su mala gestión de la salud pública y la brutal corrupción durante la presente pandemia.

A pesar de ello, jóvenes urbanos y campesinos autoconvocados, en mayoría y con una paulatina sumatoria de organizaciones sociales, tienen previsto continuar desde tempranas horas con las protestas que tomarían la forma de cortes de ruta de acuerdo lo que se pudo ver en las convocatorias de redes sociales.

El 25 de marzo se realizará la XXVII Marcha del Campesinado Pobre con el lema “Fuera corruptos y vendepatrias. Por tierra, salud, trabajo y soberanía” que se espera sea un momento clave para definir fuerzas.

La idea del gobierno es extender e incrementar las restricciones en la Semana Santa limitando el turismo interno y la circulación de buses de larga distancia con la solapada intención de disminuir la protesta.

Manifestantes encienden velas en memoria de los muertos por el Covid 19 frente al Ministerio de Salud

Entre tanto el Partido Liberal, (PLRA) comenzó el 15/3 una ronda de socialización de su proyecto de libelo acusatorio para impulsar el juicio político a presidente y vice. «Con claridad, con contundencia decimos que estamos del lado de la razón y que, aunque exista la posibilidad de no tener mayoría, a veces tener la razón no significa mayoría», dijo el diputado liberal Celso Kennedy al anunciar la existencia de un borrador que gira en torno al mal desempeño de funciones adelantando que Abdo Benítez y Velázquez serían acusados de forma separada.

Explicó que esperan alcanzar la forma final del texto con aportes de las organizaciones ciudadanas que protestan desde hace una docena de días en las calles de la capital y de las principales ciudades del país.

«Esta pandemia se volvió mucho más difícil, muchas empresas han quebrado, muchas personas ha quedado sin trabajo, aparte de lo más grave: muerte de compatriotas por negligencia del sistema publico», dijo

Los liberales tienen 29 de los 53 diputados que se requieren para que el proceso sea juzgado en el Senado, en el que también hacen falta dos tercios de los 45 que componen el cuerpo para que prospere la iniciativa.

Sumando los restantes partidos opositores en diputados se consiguen 37, por lo que harían falta que al menos 16 diputados colorados apoyen la iniciativa.

Allí es donde entra a jugar el ex presidente Horacio Cartes y su movimiento interno Honor Colorado, rival de Abdo Benítez en el partido de gobierno.

De acuerdo a las últimas especulaciones, el cartismo podría dar curso al juicio político de Abdo Benítez recién después del 15 de agosto de este año.

De esa manera, el vicepresidente Hugo Velázquez completaría el mandato hasta 2023 de acuerdo al precepto constitucional.

Esto por dos razones, una mantener al Partido Colorado en el gobierno, con el consecuente control de los fondos públicos, decisivos para la elección de 2023. La segunda, eliminar a Velázquez de la carrera presidencial.

Parece que Abdo perderá la pelea, por puntos o por Knock Out, sólo es cuestión de tiempo según puede percibirse en el ánimo popular.

Comentarios