“A veces siento que aprendo más en internet que en clases”

Por Julio Benegas Vidallet

Una joven de 15 años nos dice que no es sólo el MEC, “es todo el gobierno, es todo este sistema corrupto el problema”

“Qué bueno, mi hija, lo que están haciendo. Yo, a tu edad, no podía hacerlo”, le dijo hoy a Clara Giménez su madre. Clara está contenta, a sus 15 años siente que algo importante ha ocurrido en su vida. Con sus compañeros, han echado a una ministra de Educación. «No pasa todos los días, hay que festejarlo», cuenta, por su parte, el docente Claudio González, al paso de la conversación.

Clara Giménez mientras la entrevistábamos, esta mañana. Foto de Carlos Morales

Clara Giménez mientras la entrevistábamos, esta mañana. Foto de Carlos Morales

A sus 15 años, Clara siente que no solo es el Ministerio el problema; “es todo el gobierno, son los parlamentarios, son todas esas personas corruptas y que corrompen. Ya no podemos vivir así”, reflexiona, en una parada de las manifestaciones frente al Colegio República Argentina. Ella es de ese colegio, quiso estar en la toma, pero es todavía “muy jovencita”, nos cuenta un compañero del otro lado del portón del colegio.

-Qué les molestaba tanto de esta ministra, qué les llevó a esta medida de tomar el colegio.

-Todo, las paredes están húmedas, juntamos 1.000 por día para conseguir un acondicionador de aire, los baños hacen agua, y siento que no aprendo lo que debo aprender, siempre es lo mismo. “Ya no da gusto venir al colegio…”, dicen muchos de mis compañeros.

Clara es la mayor de sus tres hermanos. Su madre ha quedado a cargo de un puesto de verduras en el Mercado 4, que alguna vez perteneció al abuelo. Viven en Tablada Nueva, Trinidad.

Clara apura la conversación. La marcha está por salir. Recorrer el micro centro es la historia. En el Colegio, esperan a quién ponen en vez de la ministra Marta Lafuente. Condicionan un acuerdo firmado. Todo el República Argentina está tapiado de pancartas, entre ellas «cocido gratis», en relación con el caso del refrigerio millonario que pretendían en un seminario internacional.

“Hubo grandes cambios en el mundo y el programa no se renueva. A veces siento que aprendo más en internet que en clase”, reflexiona Clara, morena, pelo largo, sonrisa abierta al mundo. Es hora de dejarla ir con sus compañeros.

Por qué tan rápido

“No sé, a mí no me cierra este asunto. Por qué con los campesinos tardó el gobierno tanto para ceder y con estos jóvenes lo hace en el segundo día. No sé, no me cierra”, conjetura un periodista. Y esgrime que algo de las internas coloradas está detrás. «Algo, algo»

“Sí, es raro, muy raro, pero estoy muy contenta de que haya sucedido así», asume Laura Marín, que se sumó a la manifestación estudiantil, frente al colegio República Argentina.

 

Comentarios

Publicá tu comentario