A propósito de la participación paraguaya en la cumbre alternativa “la hora de los pueblos”.

Mientras en Cádiz capital, mandatarios, cancilleres, secretarios y primeras damas se reunían para la XXII Cumbre Iberoamericana, en el campus universitario de Puerto Real se llevó a cabo la contracumbre o la cumbre alternativa, que bajo el lema “La hora de los pueblos”, reunió a un centenar de organizaciones civiles tanto de Europa como Latinoamérica.

Gustavo Zaracho, en la exposición sobre la situación paraguaya. Foto: Marcos Flecha.

El encuentro también se realizó el 16 y 17 de noviembre con la intensión de humanizar, acercar desde la gente, las organizaciones de base y los movimientos sociales las realidades que padecen a ambos lados del Atlántico. “Queremos crear un espacio en el que los pueblos sean los protagonistas, donde se expresen alternativas capaces de sacudirse la tiranía de los llamados mercados, de las políticas neoliberales, capaces de acabar con la explotación inmisericorde de sus recursos y con la violación sistemática de los derechos humanos que padecen los pueblos de acá y de allá para beneficio de bancos y empresas multinacionales”, rezaba, como una declaración de intenciones, el llamamiento publicado desde días antes de la cumbre.

Entre las doce conferencias presentadas, se destacaron claramente por su actualidad y urgencia, el proceso de Paz de en Colombia, desde sus perspectivas críticas, Cuba frente al Bloqueo y la libertad de los 5 presos en Estados Unidos, y la integración latinoamericana ante las nuevas amenazas (Golpes de Estado, bases militares, especulación bancaria), además de mencionar otros temas como las perspectivas de la juventud y el paro (desempleo) en España o la denuncia del feminicidio.

Paraguay, con carácter excepcional

La delegación paraguaya, integrada por organizaciones de resistencia como Paraguay Resiste en Madrid, Sevilla, Berlín y el Collectif Paraguay en París y otras individualidades internacionales, tuvo un tratamiento especial por parte de la organización, y con excepcional atención por la violación de los derechos de campesinos y campesinas presas en el caso Kuruguaty.

La participación paraguaya se dio con énfasis en la conferencia “Los intereses multinacionales tras el Golpe de Estado en Paraguay. Impacto en el tejido democrático en construcción”. Orlando Castillo, de Paraguay Resiste en Berlín, hizo referencia al contexto de la militarización de la región y los intereses (principalmente de los Estados Unidos) en que un país como Paraguay se convierta en un aliado estratégico, en la disputa por la hegemonía con las economías y potencias emergentes, como Brasil; además de mantener el control sobre los recursos naturales (Acuífero Guaraní, los suelos y minerales, etc.). A su vez, Gustavo Zaracho del Collectif Paraguay de París, realizó un análisis más interno de la composición geográfica y territorial del país, para enmarcar el actual conflicto en el mapa, e insistió en el punto fundamental de la tenencia de la tierra.

Lilian Soto, la candidata a presidenta por Kuña Pyrenda, estuvo invitada por la organización como ex ministra del gobierno de Fernando Lugo, pero al no poder asistir envió un vídeo donde explicó brevemente el camino andado en los cuatro años que estuvo en el gobierno y cómo se rompió un proceso democrático con los acontecimientos del 22 de junio.

En el acto final, la delegación fue invitada a subir al escenario para la clausura, y en la que Gustavo Zaracho empezó su saludo en guaraní, sobre el que explicó que es una lengua oficial y habló de la utopía guaraní de la “tierra sin mal”, una idea basada en los pilares de la igualdad y la solidaridad, como introducción a su discurso basado en la oligarquía que destruyó ese sueño.

“En Paraguay gobernó por más de un siglo el partido único, con dos corrientes, el Partido Liberal y el Partido Colorado; supuestamente son dos partidos diferentes, pero representan a un solo partido que es el partido de la oligarquía paraguaya”, expresó Zaracho. También comentó cómo en el año 2008 se rompió esa hegemonía, al menos en la presidencia y se inició un proceso político convulso pero ilusionante que al final terminó con el golpe parlamentario.

También mencionó a los campesinos y campesinas que a esas horas seguían con su huelga de hambre en la cárcel de Coronel Oviedo, mientras exhibían el cartel con sus fotos, a lo que el auditorio respondió con un extendido aplauso, marcando el punto más emotivo de la clausura. El encuentro fraterno entre los pueblos iberoamericanos culminó con un momento artístico reivindicativo y se fijó como próxima sede a Santiago Chile, en enero de 2013, para una nueva convergencia, para seguir compartiendo y pariendo proyectos en solidaridad.

Comentarios

Publicá tu comentario