A parte de ser compañero de tragos, López Ibieta fue auxiliar de cátedra de Rachid

El nuevo titular del Indert, Pedro López Ibieta, había manifestado no tener una postura sobre el conflicto de Marina Cue, pero a parte de su amistad con el fiscal Jalil Rachid, sus intervenciones en las redes sociales denotan que su opinión está influida por la versión del Ministerio Público. 

«Amigos son los amigos». El fiscal Jalil Rachid y el titular del Indert, Pedro López Ibieta.

El titular del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), Pedro López Ibieta, a parte de ser compañero de tragos del fiscal del caso Curuguaty, Jalil Rachid, fue su auxiliar de cátedra de derecho agrario en la Universidad Católica de Asunción (UCA).

Al ser nombrado en el cargo en el instituto encargado de llevar a cabo la reforma agraria y atender los problemas rurales, López había sido consultado sobre cuál es su postura sobre el conflicto en Marina Cue, a lo cual respondió que no tiene postura definida por no haber visto los documentos, pero que actuará “conforme a derecho”.  Dijo que no tiene una opinión formada, ya que solo conoce el problema a través de las informaciones de la prensa.

Al día siguiente de haber hecho estas declaraciones, 21 de agosto, en su cuenta de Twitter @LopezIbieta, compartió una foto en la que se lo ve compartiendo unos tragos en un pub con el fiscal del caso Curuguaty Jalil Rachid, ambos con cara de “fiesta”. Compartió la foto con el siguiente texto: “Sean y sientan Derecho UCA”.

A pesar de que manifestó no tener una postura al respecto, presuntamente su amistad con Rachid lo impulsó a tener una postura similar a la del agente del Ministerio Público.

El titular del Indert dijo no tener una postura sobre el conflicto de Marina Cue, pero sus intervenciones en las redes sociales muestran lo contrario.

El pasado 14 de junio, un día antes de que se cumpla un año de la masacre de Curuguaty, López Ibieta se preguntó: “invasion de inmueble ajeno? Es delito de accion penal publica o privada?”. Por el contexto se colige que López tiene una clara postura con respecto a que los campesinos, tal como afirma el fiscal, cometieron el delito de invasión de inmueble al reclamar esas tierras que habían sido donadas al Estado paraguayo pero que fueron objeto de apropiación indebida de parte de la empresa Campos Morombí, del fallecido dirigente del partido oficialista Blas N. Riquelme.

En tanto, la defensa de los campesinos alegan que el tipo penal de invasión de inmueble ajeno y asociación criminal no tienen sustento, puesto que, al no estar plenamente definida la titularidad de las tierras, no existía un titular que pueda negar su consentimiento contra la permanencia de los campesinos en el lugar.

El mismo día, respondiendo a sucesivos tuits del periodista Leo Rubin sobre elementos que prueban que las tierras en conflicto son del Estado, López Ibieta comentó en tono irónico: “Marina kue o Marino kue. Mas detalles con Julio Colman!”, en referencia al exdiputado colorado que el día de la masacre había instado en su programa radial a quitar a los campesinos “inambígui (de las orejas)”.

Comentarios

Publicá tu comentario