A 8 años de la tragedia, Asunción puede amanecer con otro Ykua Bolaños

El arquitecto Franco Troche afirmó que los avances en seguridad en los edificios no pasan de los papeles. Que la Municipalidad no tiene la capacidad de controlar la aplicación de los planos de prevención contra incendios.  

Bomberos voluntarios urgan en los escocmbros del incendiado supermercado

El incendio que devoró casi 400 personas e hirió a  centenares, aquel 1 de Agosto de 2004, parece no haber sido una buena lección para diseñar un sistema de prevención de incendios, a juzgar por el informe técnico del arquitecto Federico Franco Troche, ex concejal Municipal de Asunción durante mucho tiempo.

Franco Troche fue claro al relatar que en las exigencias de las documentaciones, como los planos edilicios, se han avanzado desde la Municipalidad de Asunción. “Lo ocurrido en el Ykua obligó a los funcionarios municipales a ser estrictos en la obligatoriedad de la presentación de planes de prevención contra incendios y en su eventual aprobación, por temor a soportar penas carcelarias si incurren en negligencia”, señaló el técnico.

El profesional añadió que, desde aquel 1 de agosto del 2004, “hubo avances en el rigor para la habilitación de locales comerciales y edificios de gran porte, en cuanto a prevenir accidentes”.

Sin embargo, Franco Troche explica que estos avances “lastimosamente quedan, en su gran mayoría, en los papeles”. Dice que ocurre esto porque “la Municipalidad de Asunción, institucionalmente hablando, no tiene la capacidad técnica, humana y económica para controlar si efectivamente los planos de los edilicios aprobados, con sus planes de prevención de incendios, son aplicados en el momento en que se construyen los edificios”. Una vez que se revisan, con rigor, los planos, y se aprueban, se queda a la buena voluntad del que construirá el edificio porque ya nadie lo controla», concluye.

El otro aspecto que dificulta la concreción de más seguridad en los edificios, según nuestro entrevistado, es el de los edificios, incontable en Asunción, que se construyeron antes de la emisión y aplicación de la Ordenanza municipal número 88, una norma que establece las exigencias de seguridad para la construcción de cualquier tipo de edificio.

“Los viejos edificios de Asunción a los que no se les exigió planos de seguridad por no haber reglamentación que aplicar, evaden las exigencias de adecuación a la ordenanza 88; sea con argucias legales, por incumplimiento de lo acordado con al municipalidad o por no ser controlados, incontables edificios siguem por ejemplo, sin esacaleras de incendio, algo básico”, señaló el ex concejal municipal.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.