Cuatro mujeres se encadenan por la libertad de los presos de Curuguaty

Cuatro mujeres se encuentran encadenadas frente al Hospital Militar “hasta la liberación” de los huelguistas de hambre presos.

Raquel Villalba, Mirta Benítez, Elida Benítez y Carmen Paredes reciben el saludo de Pai Oliva

Raquel Villalba, Mirta Benítez, Elida Benítez y Carmen Paredes reciben el saludo de Pai Oliva. Fuente: Cigarrapy

Raquel Villalba, pareja de Rubén Villalba; Mirta Benítez, hija de Felipe Benítez Balmori;  Elida Benítez, madre de Néstor y Adalberto Castro y Carmen Paredes, madre de Arnaldo Quintana, resolvieron tomar dicha medida ante el rechazo del tribunal de Salto del Guaira a la medida de prisión domiciliaria solicitada.

55 días de huelga de hambre soportan Rubén Villalba, Néstor y Adalberto Castro, Arnaldo Quintana y Felipe Benítez Balmori.

“Naikatuveima peicha roiko. Neikatui roheja ore gente omano”, sostiene Elida Benítez, madre de Néstor y Adalberto y de Adolfo, muerto aquel 15 de junio de 2012, en Marina Cue, durante el desalojo, con signos visibles de ejecución.

La medida la tomaron porque, al igual que sus familiares en huelga de hambre, ya no se sabe qué hacer con esta justicia “sorda, avasallante, inmisericorde”, manifiesta el pai Francisco de Paula Oliva, que, junto con varios sacerdotes, monjas y activistas de derechos humanos presencian el encadenamiento de las mujeres.

Si bien a todos los huelguistas ya se los ve muy disminuidos, los hermanos Néstor y Adalberto Castro presentan serios signos de mayor debilitamiento, comentó la activista de Articulación Curuguaty, Diana González, durante el encuentro que a la tarde diversas organizaciones, campesinas, estudiantiles, religiosas, sindicales y de partidos políticos mantuvieron en el local de la Central Nacional de Trabajadores.

 

Comentarios

Publicá tu comentario