Se puede vivir Alberto

Poema surgido luego del concierto «Treinta años rodando cantos», homenaje a Alberto Rodas, realizado el pasado 5 de diciembre en la Alianza Francesa. 

Alberto Rodas. Foto: Rocío Chari Céspedes.

Se puede vivir, Alberto, sorteando todas las tentaciones de la muerte
esquivando la ceguera que producen las luces del escenario y
el atorrante sol que descorcha las mañanas

Se puede vivir, Alberto, ondeando siempre la libertaria bandera
del marginado Sur de la vanguardia
timoneando tormentas en la infinita luz de la Barcaza

Se puede vivir, Alberto, rondando bordes, rodando,
desafiando riesgos a la sombra injusta de los fantasmas
y no bajar la guardia, ni precisarla

Se puede vivir, Alberto, rescatando al esqueleto del olvido
cantándole al oído al corazón que sea buenito un poco más
como lo fue la escoba, alguna vez, la surrealista lluvia o la verdadera nube de caramelo

Se puede vivir, Alberto, siendo genio, roto, incomprendido,
brujo, malo, bueno, loco, destartalado, cruel, poeta, místico
y portentoso

Se puede vivir siendo, Alberto, una guarania de Flores, el ravel de don Arturo,
la barba eterna del viejo Félix, el mejor solo de Roberto, la filosa ironía de don Swann,
un rocanroll tuyo, una resaca, un sueño, una alegría, o un escenario presto para el delirio

Se puede seguir siendo Alberto en cada mesa, con el lagrimón agazapado
ante la mejor versión que sonó nunca de «Escobas», o en las venas de tu garganta
desgarrando el verso tonto -el mejor- en Re menor

Se puede vivir, Alberto, saltando, aullando, bailando, cantando
y sobre todo brindando,
brindando en fuego
por la libertad.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.