600 familias son desalojadas con un extraordinario operativo policial

Se desarrolla en estos momentos un desalojo de extraordinaria envergadura en Guajayvi, San Pedro, contra unas 600 familias asentadas hace cuatro años en un latifundio de un capitán (fallecido) stronista. Noticia en desarrollo.

Foto ilustración de un desalojo anterior, en otra comunidad de San Pedro.

Foto ilustración de un desalojo anterior, en otra comunidad de San Pedro.

Las familias campesinas han amanecido en el espanto de los fusiles ametralladores, los vuelos rasantes de helicópteros, la destrucción de la escuelita, la iglesia y plantaciones, según nos informan desde el mismo lugar. Los pobladores no creían ni tenían idea del operativo por cuanto que hace cuatro años vienen tramitando la ocupación con el Indert, la Municipalidad y la Gobernación. “Incluso ya hay instalaciones para corposana (agua potable)”, nos cuenta un poblador que nos pidiera protección de fuente.

Las 600 familias ocupan un predio de 1.600 hectáreas, de un latifundio mucho mayor que originalmente se le había adjudicado a un jefe militar de la época de la dictadura stronista (1954-1989), Clari Vega.

“Es un excedente fiscal. No oreavisai mba’eve, o destruita ore koga, ore capilla ha ore escuela”, nos relata, desesperado, una de las víctimas del desalojo.

15 de junio

La producción campesina de 15 de junio que está siendo arrasada por el desalojo

La producción campesina de 15 de junio que está siendo arrasada por el desalojo

El asentamiento se denomina 15 de junio y se encuentra a siete kilómetros de Guayaivi. 30 patrulleras, helicópteros, policías de la Montada,  cascos azules y fusileros forman parte del operativo. Al cierre de este reporte no encontrábamos todavía respuesta oficial.

“Helicopteros, maquinarias pesadas derrumbando sueños de muchos labriegos; esta tierra donde el gran Agapito Cañete luchó y conquistó hoy día vuelve a ser víctima de atropello. Esta es la tierra que fue usurpada por el Cap. Clari Vega en la época de la dictadura”, comenta el pintor Bernard Hermosa.

Comentarios

Publicá tu comentario