6 de cada 10 niños sufre violencia en Paraguay

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) presentó ayer el informe “Situación del derecho a la protección infantil y adolescente en Paraguay”. Dicho informe analiza la situación del derecho a la protección de niños, niñas y adolescentes del Paraguay, las inequidades y las disparidades que los afectan, así como los logros y desafíos que enfrenta este tema.

“El derecho a la protección de niños, niñas y adolescentes en Paraguay es uno de los más invisibles para la población en general, porque muchos de sus temas se desarrollan en ambientes familiares, lejos del control social, por lo que se requiere de un mayor esfuerzo de las autoridades encargadas de su cumplimiento, para su detección y atención”, señala UNICEF.

Uno de los temas que señala el informe es el derecho a la familia, ya que en Paraguay más de 1700 niños, niñas y adolescentes viven en instituciones, siendo esta modalidad la principal respuesta por parte del Estado y de las organizaciones de la sociedad civil a la situación de quebrantamiento o ruptura del cuidado parental.

Violencia

En materia de violencia, otro de los temas que abordan, salta el dato de que 6 de cada 10 niños (61 %), niñas y adolescentes padecen violencia física y/o psicológica, según un estudio de Unicef y la ONG Beca.

Informaron además que el trabajo infantil alcanza a más de 400 mil menores. El 23,5% del total de niños, niñas y adolescentes realiza alguna actividad económica a nivel nacional, indican, es decir, 436.419.

En el tema del derecho a la identidad, Paraguay figura entre los países con mayor número de niños y niñas de un año sin certificado de nacimiento: el 24% de los niños menores de un año de edad no está inscripto, cifra que aumenta al 35% en la niñez indígena.

Caso que conmociona

El informe se da justamente a días que saltara mediáticamente el caso de Julio César González luego asesinó a su propio hijo, J. D. B. de 5 años, a principios de mes, por despecho con la madre del niño, Sonia Benítez, luego de que le fuera negada la custodia del menor y que la misma rehiciera su vida con otra persona. Ya en enero pasado había secuestrado por 10 días a su hijo, y había amenazado con matarlo si no le daban la custodia.  El padre, tras un acuerdo amistoso lo llevó con la promesa de traerlo de vuelta al día siguiente a su casa en Fernando de la Mora. Luego de cometer el crimen, González llamó a su expareja para confesarle y detallar la manera en que lo mató, y en qué lugar lo dejó. Abandonó el cuerpo en un bosque de Chaco’i, con una esquela que detallaba los datos de la madre. Julián González se dio a la fuga, presumiblemente hacia la Argentina, según la policía.

Un 35 % de los menores ha sufrido violencia física grave

La representante de Unicef en Paraguay, Rosa Elcarte, señaló que esta es una muestra de la grave situación en materia de violencia que viven los niños y niñas en Paraguay, si bien no se dan con la misma gravedad, son una constante, según la misma. Entrevistada en la 970 am, sostuvo que de acuerdo al informe y los últimos hechos, el país es bastante violento y es difícil conseguir datos al respecto pues no se denuncian.

Según los datos del estudio que realizaron, el 35 % de los menores ha recibido violencia física grave. Aun así, un 53,4% de los menores considera que el castigo es útil para su propia formación. En estos momentos se está debatiendo en comisiones del Congreso Nacional un proyecto de Ley para prohibir el castigo corporal aquí, indicó.

Unicef de Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay iniciaron la campaña digital #FinAlMaltrato: «Detengamos el maltrato infantil, con el objetivo de generar conciencia en la población sobre la violencia contra los niños, niñas y adolescentes, y provocar un cambio cultural en los adultos que aún consideran ‘normal’ este tipo de agresiones».

Resalta Elcarte que los daños emocionales son aún más graves pues pone en riesgo la capacidad de los niños para aprender y socializar, y afecta el desarrollo afectivo y relacional a lo largo de sus vidas. “Un niño agredido generalmente llega a ser también un adulto violento por la dificultad de cambiar el ambiente en el que se desenvolvió”.

Comentarios

Publicá tu comentario