203 ary rire, guarani neîraiti isáko ha ikasô mbuku

A 203 años de la independencia, el guaraní, en la práctica, sigue sin Estado ni leyes ni políticas públicas que promuevan su uso y lo protejan. Y las academias y los medios de comunicación siguen negandolo.

Fotomontaje

Fotomontaje

Ikasô mbyky gueteri. Oiko gueteri avei pynandi. Ha la korváta katu mombyryvéntema chugui. Upévare, guarani nosêguasúi gueteri tele-pe ni diario-pe. Upévare, mburuvicha kuéra ndoiporu guasúi chupe Parlamento-pe ni Poder Judicial-pe. Upéicha oiko avei hese ñemba’apo hape. Ha tava guasú kuérape kato no ñemoñe’éinte avei chupe.

Las figuras usadas popularmente en el párrafo anterior (pantalón largo, saco y corbata) son muy pedagógicas respecto de que el guaraní ha avanzado poco en ese prestigio que todo idioma necesita para fortalecerse y seguir viviendo en la lengua de un pueblo. Pese a que se lo contempló en la misma Constitución Nacional, en 1992, como una de las dos lenguas oficiales. Y se promulgó la Ley de Lenguas en el 2010, supuestamente vigente. Todo lo que se hizo desde el Estado, hasta ahora, ha tenido poca vida real. Ha quedado muerto en las letras. Hasta parece una estratagema para liquidar al idioma.

Upépe jaguereko aipo Secretaría de Políticas Lingüística, oñemopuâ ramôitéva: sa’i pira pire oñembohasa chuepe  Presupuesto de la Nación-gui; sa’i gente omba’apo pype; sa’i tembiporu oguereko omba’apo haguâ hikuái. Amo huâme haeséva hína: mavavéa no penâi hese. Ha ndahaèi no ñehaâigui umi ñanderapicha kuéra, vale vale, omba’apóva Secretaria-pe. Omba’apóko hína umi ñande rapicha kuéra. Ndaikatúitengo hikuái. «Ndo rekói la herramienta», oje’eháicha calle-pe.

Al no aplicarse la Constitución ni la Ley que la reglamenta, la lengua guaraní queda sin gobierno, rumbeando por donde pueda, recibiendo las migadas que se le da aquí y allá. Anda todavía en el habla de la mayoría social del país; sigue siendo el primer idioma hablado, pero sigue siendo el idioma de la cocina, de los íntimos familiares, de los «pobres», de los «ignorantes», por mas que en los últimos años se ha elevado su valor simbólico, aunque no práctico, concreto. Por estos estigmas, el guaraní no entra ni en los medios de comunicación ni en las recepciones de Palacio ni en las academias, entre los intelectuales.

¿Ha mba’ère ojehu ko mba’e vai guaranirehe?  ¿Mba’e ojehu ñandeve, ñañe’êva ko ñe’ê porâite? Chéveroguarâ ñañeacompleja gueteri jaiporu vove guarani. Ñaimoâ  ndo valeiha ñañamindu’u porâ haguâ; ñaimoâ, amo hapópe. ha’eha ñande ypykuéra indígena ñe»énte, ha upévare ndo valeiha ko modernida-pe guarâ.

A 203 años de aquel acto que supone la independencia del Paraguay -en mayo de 1811-, es oportuno recordar que uno de los pilares de este proyecto -aunque débil- de nacionalidad -con todos los cambios y la complejidad contemporáneas de esta palabra-, en este caso la lengua mas hablada de país, el guaraní, sigue siendo, en los hechos, negada, ocultada. Signo inequívoco de que nosotros los paraguayos y paraguayas seguimos teniendo una mentalidad colonial, dependiente, porque al negar una de nuestras lenguas, nos estamos negando a nosotros mismos.

 

 

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.