16, 17, 18/7 «Misión cumplida», una obra valiente en la Manzana de la Rivera

Por Julio Benegas Vidallet

Fotos de  Dani González

Esta obra, escrita por Santiago Filártiga y dirigida por Nelson Arce, se arropa de honestidad intelectual para ubicar con precisión los intereses más evidentes detrás del golpe al gobierno de Alfredo Stroessner en 1989. Un gran electo de actores y actrices le da cuerpo  a una obra que, con muy buena documentación, estriba en la farsa y la caricatura sin perder la solidez del relato.

Es cierto que ya estamos a tres décadas de aquellos años en los que discutir con seriedad los intereses detrás de aquel golpe, con sus personajes consagrados, Andrés Rodríguez, Lino Oviedo, Luis María Argaña, ya no es tabú ni tampoco ya te tildan de panfletario o conspiranoico por exponerlos.

Pero ubicar esos intereses (los intereses de Estados Unidos, los intereses del ala partido recientemente defenestrado, los intereses del ala ejército que promovía y amparaba el tráfico de drogas y otras mercaderías), en una obra de teatro de un poco más de una hora no es tarea menor. Lo resuelven muy bien con algunas líneas de la farsa. Estas líneas de la farsa casi llegan a un extremo de caricatura, pero, por suerte, quedan ahí, congelando una risa.

Unos rostros alumbrados por linterna abren la obra. Matamoros y Ramiro Bado, acólitos de su majestad, preparan el discurso de convención del partido de 1987. Así la obra empieza con el asalto del ala militante y stronista a la convención de la ANR, en 1987. Rota “la unidad granítica” que sostenía el gobierno de “paz y progreso”, con el desplazamiento del tradicionalismo colorado,  el relato se dirige al golpe del 2 y 3 de febrero, con un diálogo entre el general Devoto y el expresidente de la Corte, Auguren. Luego el general cierra acuerdo con la representante “del imperio” y la cosa parece no tener vuelta atrás. Unos acuerdos por acá y unos acuerdos por allá. Matamoros y Ramiro Bado en vano tratan de alertar a su majestad, que ya está cansada, que quiere dormir, que quiere jugar a los naipes.

El personaje de su majestad es tal vez la apuesta más arriesgada de la obra. Utilizan una figura femenina, Regina Bachero, un acierto escénico que rompe el cuadro duro de arrieros con poder o con esa voz de mando tan de por sí caricaturesco en todo el entorno stronista de aquel tiempo. Arriesgada y puede resultar medio polémica al abonar la idea de que en ese último período de la dictadura de Alfredo Stroessner ya todo era gobernado por el ala militante stronista: en cuya cabeza se encontraban Sabino Augusto Montanaro, Mario Abdo Benítez, Adán Godoy Giménez y J. Eugenio Jacquet, entre otros.

El precio de la paz son unos cuantos jóvenes muertos y nuevos arreglos con el imperio, entre ellos, sacar de la lista negra al general.

No es tarea fácil no caer permanentemente en caricaturas cuando de por sí los personajes centrales del entorno stronista eran caricaturescos. En algunos casos, la dirección de la obra apuesta a una interpretación más o menos ajustada a los personajes reales y en otros, apuesta directamente a la caricatura. Este juego le cae bien a la obra y es tal vez lo que la puede convertir en un espectáculo para un público más amplio, sobre todo joven, que no vivió en ese período y que, por lo tanto no tuvo, por suerte, que convivir con esos personajes a través de las cadenas de radio, el diario Patria y de los telediarios.

El sábado 10 se estrenó la obra en el Federico García Lorca de la Manzana de la Rivera, Ayolas y Paraguayo Independiente. Se la podrá ver otra vez los días 16, 17, 18, 23, 24 y 25 de julio. Las entradas generales tienen un costo de Gs. 70.000 y ya pueden ser adquiridas en todos los puntos de venta de Ticketea. Para más información se puede seguir la cuenta “trestristestramoyas” en Instagram y en Facebook la página Misión cumplida, o llamar al número: 0972110541.

Ficha técnica

El elenco está conformado por Silvio Rodas, Regina Bachero, Anuncio Galeano, Augusto Toranzos, Víctor Sosa, Natalia Cálcena, María Liz Barrios y Gabriela Cubilla.

Las luces de la puesta están a cargo de MP Iluminación Escénica, el vestuario es de María del Mar Filártiga,el maquillaje de Luis Arce, la escenografía de Sandro Conti y Carlos Almeida, y la producción a cargo de Santiago Filártiga. La puesta cuenta con el apoyo del Fondo de Fomento y Promoción de las Artes Escénicas de la Municipalidad de Asunción.

 

Comentarios