14/8 «María de la Paz» de José Asunción Flores por la OSCA en la Explanada de la Catedral

Con la obra cumbre del sinfonismo paraguayo, se celebrará al 481 Aniversario de la ciudad de Asunción. Este martes 14 de agosto a las 20:00hs con acceso libre y gratuito en la Catedral Metropolitana de Asunción.

El concierto estará a cargo de la Orquesta sinfónica de la ciudad de Asunción (OSCA) bajo la dirección del maestro Luis Szarán, con la participación como solistas de Juan Gerardo Ayala en flauta; Marcos Lucena en arpa clásica y el coro Purahei Pyahu de la Escuela de Música Herminio Giménez de Itá, bajo la dirección de Bethania Urbieta.

La Orquesta ofrecerá el siguiente programa que en su parte final abarca la interpretación del monumental poema sinfónico de José Asuncion Flores “María de la Paz”:

· «Finlandia», poema sinfónico de Jan Sibelius

· Intermezzo de «Cavaleria Rusticana» de Pietro Mascagni

· «Campanas parisinas» de Ottorino Respighi

· Concierto para flauta, arpa y orquesta de Wolfang Amadeus Mozart

1er Movimiento Allegro

· «La Música Callada» de Luis Szaran

· «María de la Paz», poema sinfónico de José Asunción Flores

Coro Purahei Pyahu de Ita

José Asunción Flores (1908 – 1972)

María de la Paz se constituye en una de las obras sinfónicas de mayor significación en la historia de la música del Paraguay y forma parte de la trilogía, junto a Pyhare Pyte y Ñanderuvusu, que elevó la música sinfónica a niveles nunca antes alcanzado a través de las memorables interpretaciones en Moscú por la Orquesta Sinfónica y el Coro Unido de Radio Moscú en la década del 60. En 1991, luego de la caída de la dictadura, recién la pudo conocer el público paraguayo por medio de las interpretaciones de la OSCA bajo la dirección de Luis Szarán.

La histórica primera audición contó con la presencia del poeta Elvio Romero, autor de los textos, quien recibió la mayor ovación en la historia de los conciertos de la capital. De pie, el público aplaudió a Romero y la OSCA por más de 12 minutos.

Durante la presentación Elvio Romero señaló acerca de la obra: “Letra y música conjugan una melodía de amor, un intenso afán de acercamiento entre los hombres. Al fin y al cabo, nuestra paloma también estaba herida, pues salía de un nido maltratado por la prepotencia, la altanería, por la grotesca felonía de un mandón que ensuciaría, por más de treinta años, la atmósfera de la patria. Tenía ya el ala quebrada por los años sombríos”.

La obra tuvo su estreno mundial en 1961 en la ciudad de Rosario, Argentina.

Comentarios

Publicá tu comentario