12 periodistas fueron asesinados desde 1989

En el fuego cruzado de intereses, entre mafias del narcotráfico y la agroganadería, desde 1989 fueron asesinados 12 periodistas.

Fausto Gabriel fue asesinado ayer, en Pedro Juan.

Fausto Gabriel fue asesinado ayer, en Pedro Juan.

El asesinato de Fausto Gabriel Alcaraz, ayer, en Pedro Juan Caballero, se produjo en la misma ciudad donde la mafia dio su primera señal de ensañamiento e impunidad: Pedro Juan Caballero.

El 26 de abril (Día del Periodista), en Pedro Juan Caballero, era acribillado Santiago Leguizamón, director propietario de la Radio ZP 31 Radio Mburucuyá. Conducía el programa matutino Puertas Abiertas. También era corresponsal del diario (desaparecido) Noticias y Canal 13, de Asunción y editor de la revista Mburucuya juntamente con la periodista Zulia Giménez

En 1997 era asesinado Calixto Mendoza, en Yvy Yau, departamento de Concepción, cuyos fondos eran dominados por el narcotráfico. De la muerte de Calixto Mendoza se sabría muchos después, cuando el Sindicato de Periodistas del Paraguay fue a buscar informaciones sobre la desaparición de Enrique Galeano (2006) y se encontró con que en la zona habían muerto y desaparecido, en 10 años, cerca de cincuenta personas.

Era un ambiente de miedo, zozobra, terror, recuerda el secretario de interior del Sindicato de Periodistas del Paraguay, Pedro Benítez.

Cuando se iniciaron las investigaciones, solo tres expedientes judiciales se habían abierto, con muy pocas ganas.

Salvador Medina. El único caso con condena

La única condena por asesinato de periodistas es la de Salvador Medina

La única condena por asesinato de periodistas es la de Salvador Medina

El 5 de enero de 2001, a sus 27 años, un sicario esperaba a Salvador Medina, de la radio comunitaria Ñemity, en una calleja vecinal de Capiibary. Salvador iba en moto. De frente, el sicario lo esperó en un matorral. Salió a la calleja y de frente  lo abatió. El SPP logró en esa oportunidad la condena del indicado como autor material (Miliciades Maylin), pero nunca se pudo avanzar sobre los autores intelectuales. Por esa época, San Pedro y Canindeyu soportaban una tremenda deforestación para el avance de la soja transgénica.

Las muertes se sucederían en esos enclaves donde abundan la narcoganadería y la deforestación intensiva: A más de los citados Santiago Leguizamón, Fausto Alcaraz, Calixto Mendoza, Salvador Medina, se suman las muertes de Benito Román Jara, el 5 de enero de 2000 en Yvy Ya’u; Yamila Cantero, el 6 de julio de 2002 en Santa María (Misiones); Samuel Román, el 20 de abril de 2004 en Capitán Bado (Amambay); Angela Acosta, el 15 de diciembre de 2006 en Mayor Otaño (Itapúa); Tito Palma, el 22 de agosto de 2007 en Mayor Otaño; Martín Ocampos, el 14 de enero de 2009 en Huguá Ñandú (Concepción); Merardo Romero, 3 de marzo de 2011, Itakyry, Alto Paraná; Carlos Manuel Artaza, 24 de abril de 2001, Pedro Juan (Amambay).

Impunidad, marca registrada

La impunidad es la marca registrada en la mayoría de estos casos, «y al igual que en la sociedad toda, quienes tienen poder y recursos económicos tienen vía libre para quedar sin castigo alguno. La tarea que nos impone la historia es construir justicia. Una justicia que esté al servicio de la gente y que sirva de ejemplo para evitar nuevos crímenes», sostiene el comunicado del Sindicato de Periodistas del Paraguay.

Comentarios

Publicá tu comentario