1 de mayo: De la jornada de lucha al simple festejo

Historia del Día internacional del trabajo y los «Mártires de Chicago».

Ejecución de los Mártires de Chicago.

Ejecución de los Mártires de Chicago.

La historia de los reclamos sociales tiene una larguísima data. Los trabajadores egipcios que levantaron las pirámides de Gizah, la primera de ellas, la de Kheops, inaugurada 4554 años atrás, ya habían logrado que se les crease un régimen jubilatorio, el primero que se conoce. Habían pasado unos 2595 años cuando el emperador romano Nerón, nacido como Lucio Ennio Enobarbo (barbarroja), encaró una política destinada a atender una serie de reclamos de las clases populares lo que le valió el odio y las calumnias del poder económico que trasladaron ello a la historia. Nerón prohibió que se re esclavizase a los libertos y permitió que los esclavos acudieran a los tribunales a demandar a sus amos por malos tratos.

Pasados otros 1850 años, hacia fines del Siglo XIX los asalariados trabajaban entre 12 y 18 horas diarias y las luchas por la limitación de la jornada laboral se desarrollaban en todo el mundo, una de las cuales dio lugar a los trágicos hechos del primero de mayo de 1886 en Chicago, Estados Unidos de América. Pero unos 120 años después bajo el paraguas de la globalización se comenzaron a volver atrás todas las conquistas obreras y bajo el paradigma de la “flexibilidad” neomercantilista, del mal llamado “neoliberalismo”, en lugar de conmemorar la protesta se festeja el “Día del Trabajo” en el marco de un avance sobre las conquistas laborales.

Los Martirez de Chicago.

Los Martirez de Chicago.

Más aún, en los Estados Unidos, donde se dio el origen de la incorporación de esa fecha a los calendarios reivindicativos de casi todo el mundo, se celebra el “Día de la Justicia”, algo tan patético que hasta levantó un párrafo de condena en uno de los escritos de Roberto Rodríguez de Aragón, un vocero del anticastrismo cubano de Miami, EUA, de aquellos a los que en su país de origen califican como “gusanos”.

Sin embargo, en medio de la oleada flexibilizadora Francia, durante la pasada gestión del socialista Lionel Jospin, implementó a partir de primero de enero de 2000, como alternativa real al crecimiento de la desocupación la semana laboral de 35 horas con muy buenos resultados en materia de incremento de la productividad y un crecimiento de la economía; semana laboral que también fue adoptada por Italia, en tiempos del gobierno del democristiano Romano Prodi ante la propuesta presentada por Fausto Bertinotti, el líder del Partido de la Refundación Comunista (PRC). Claro que, luego, a partir de Nicolas Sarkozy y Silvio Berlusconi ambos países han abandonado esos avances y hasta aprobaron el nuevo estatuto laboral de la Unión Europea (UE) que permite hasta 65 horas semanales de trabajo.

En el Viejo Continente ya nadie se acuerda del bengalí Henry William Beveridge (director del London School of Economics and Political Science) y su «estado de bienestar» que, en realidad, estaba diseñado pensando en un más justo reparto para los trabajadores europeos de la plusvalía obtenida en la periferia.  Al respecto cabe acotar que el tema, pero no con una visión eurocentrista, ya había sido planteado por el economista argentino Jean Silvio Gesell (epónimo del balneario atlántico) en su obra «Hacia la reforma monetaria como puente hacia el estado de bienestar».

Como previera el sardo Enrico Berlinguer, más de tres décadas atrás secretario general del Partido Comunista Italiano (PCI), las llamadas «conquistas» solo podían ser perdurables en el marco de una real modificación de las estructuras del poder y de un sistema económico eficiente. Cosas que no sucedieron desde entonces.

Tras el estallido la policia cargó contra los manifestantes en Haymarket.

Tras el estallido la policia cargó contra los manifestantes en Haymarket.

El movimiento mundial por las de ocho horas de laborales diarias adquirió características orgánicas cuando en el congreso de la luego llamada Primera Internacional, por entonces la Internacional Socialista (IS), de 1884, se determinó que “la limitación legal de la jornada de trabajo es una condición preliminar sin la cual han de considerarse fallidos todos los intentos ulteriores por mejoras y por la emancipación de la clase obrera”.

Ese criterio caló en el IV Congreso de la “American Federation of Labor” del mismo 1884, la cual, tras los fracasos de más de un año en las negociaciones con gobernantes y representantes patronales, convocó a un paro general de actividades para el primero de mayo de 1886, el que tuvo una notable adhesión con la presencia en la calle de obreros de más de 5.000 fábricas que reclamaban por dicha reivindicación. “Tentativa de comunistas y vagabundos para violar el orden social”, fue el comentario de algunos exponentes del pensamiento oficial de la época, mientras se desataba la represión policial y muchas empresas generaron una ola de despidos, aunque algunas optaron por acceder a los reclamos.

Chicago fue el epicentro de las mayores manifestaciones y el de la represión más violenta ya que ante el multitudinario mitin de Haymarket Square la policía cargó contra los asistentes matando a seis, hiriendo a muchos y deteniendo a una cantidad de ellos, mientras que una bomba lanzada contra la policía (al parecer una provocación para inculpar a los obreros, tal vez desde la compañía de seguridad privada Pinkerton) cuando ésta tiroteaba a los trabajadores dio muerte a ocho agentes.

La “justicia” (homenajeada precisamente por esa circunstancia), sin prueba alguna, declaró “culpables” por la muerte de esos policías a ocho dirigentes anarquistas, tres de ellos periodistas: August Spies, alemán, de 31 años; Adolph Fischer, alemán, de 30; y Albert Parsons, estadounidense, de 39; a dos gráficos: Michael Schwab, alemán, de 33; y Georg Engel, alemán, de 50; a un carpintero: Louis Linng, alemán, de 22; a un vendedor de comercio: Oscar Neebe, estadounidense, de 36; y a un obrero textil: Samuel Fielden, británico, de 39, pastor metodista.El 11 de noviembre de 1887 fueron ejecutados Parsons, Spies, Fischer y Engel; Linng se había suicidado en prisión; a Schwab y Fielden se los condenó a prisión perpetua; y a Neebe a 15 años de trabajos forzados.

Sala del juicio durante la declaración de Parsons.

Sala del juicio durante la declaración de Parsons.

Son ellos los que la historia conoce como “Mártires de Chicago”, los que habían sido juzgados “como bestias acorraladas” al decir del gran patriota cubano José Martí, por entonces corresponsal en EUA del diario argentino “La Nación”, de la hoy Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Este escribió en su crónica sobre las ejecuciones, que pudieron leer los argentinos: “Salen de sus celdas. Se dan la mano, sonríen. Les leen las sentencias, les sujetan las manos por la espalda con esposas plateadas, les ciñen los brazos al cuerpo con una faja de cuero y les ponen una mortaja blanca como la túnica de los catecúmenos cristianos” mientras, estaba “abajo la concurrencia sentada en hileras de sillas delante del cadalso como en un teatro”.

Un par de años más tarde, con motivo de cumplirse el centenario de la Revolución Francesa, la misma IS, ya en su segunda versión, resolvió instituir el primero de mayo de 1890 como día de la movilización de los obreros de todos los países del mundo por la reducción de la jornada laboral.“Se organizará una gran manifestación internacional a fecha fija de manera que, en todos los países y todas las villas a la vez, el mismo día convenido, los trabajadores emplacen a los poderes públicos ante la obligación de reducir legalmente a ocho horas la jornada de trabajo”, reza dicha declaración de la IS, propuesta por la delegación de los EUA, por la que pasó a ser, en adelante, el primero de mayo, un día de lucha de los trabajadores en pro de mejoras en sus condiciones de vida.

El 30 de abril de ese 1890, en la víspera de ese primero de mayo, dijo el gran pensador alemán Federico Engels: “el proletariado de Europa y EUA revisa sus fuerzas; se moviliza por primera vez como un ejército, bajo una bandera y lucha por una meta inmediata: la jornada de ocho horas”. En ese marco el papa León XIII lanzó a través de la encíclica «Rerum Novarum», la «Doctrina Social de la Iglesia» retomada, entre otros, por el cardenal argentino Jorge Bergoglio, hoy el pontífice Francisco.

Pero 30 años más tarde los gobiernos de los principales países tomaron cartas en el asunto y el primero de mayo, con un claro giro de perspectiva, pasó a ser el “Día Internacional del Trabajo”, como consecuencia de los convenios colaterales de los acuerdos logrados en Versailles en 1919 de resultas de la finalización de lo que hoy se conoce como “Primera Guerra Mundial”.En dicha “Conferencia de la Paz” se creó una Comisión de Legislación Internacional del Trabajo, sobre la base de ideas originales de los industriales reformistas Robert Owen (1771-1853), galés, y Daniel Legrand (1783-1859), francés. Algo que tuvo que ver con la aparición en la escena mundial de un gran estado, como Rusia, con un gobierno surgido de una revolución socialista de 1917.

Esa comisión de transformó de inmediato en la actual Organización Internacional del Trabajo (OIT), que comenzó a funcionar bajo la presidencia de Samuel Gompers, presidente de la Federación Estadounidense del Trabajo (AFL), y de la que participaron, como miembros fundadores, EUA, Francia, Italia, Japón, Polonia, la ex Checoslovaquia, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Bélgica y Cuba y cuya vigencia quedó establecida en la Parte XIII del mismo Tratado de Versailles. A partir de entonces, y luego de la primera conferencia anual de la OIT (hoy con sede en Ginebra), celebrada en Washington el 29 de octubre de 1929, las cosas comenzaron a tener un nuevo sesgo y así la connotación del primero de mayo tuvo una conversión ideológica de peso. De la lucha de los trabajadores se pasó al festejo del trabajo.

Imagenes: Madrid.cnt

Comentarios

Publicá tu comentario