“Nuestro gran legado será el crecimiento de los profesionales paraguayos”

Francisco «Chiqui» Arce, nuevo técnico de la selección paraguaya habló con E’a. No le teme al desafío.

  • Rescató el legado de Carpegiani, Markarian y el Tata.

  • En cuanto a los cambios futbolísticos que buscará aplicar dijo que trabajará para que la selección «juegue más en corto».

Francisco "Chiqui" Arce. Foto: Juan Heilborn.

Por Jazmín Rodríguez

Francisco “Chiqui” Arce Rolón, ex lateral derecho,  es el nuevo técnico de nuestra selección. Si sus decisiones semejarán a los tiros libres que recuerdo, podría asegurar que vamos por el camino correcto. Chiqui jugó durante sus primeros años en Cerro Porteño. Luego en Brasil, para el Gremio y Palmeiras. Tuvo también  su paso por el Gamba Osaka de Japón, terminando su carrera en el Club Libertad. Del 2009 hasta este año, estuvo a cargo del Club Rubio Ñu, donde logro el ascenso a 1ra División y buenos resultados en la misma categoría.

Después de unos largos 17 años con Solalinde en el ’94, vuelve a tener otra oportunidad un técnico paraguayo. La albirroja y todo el cuerpo técnico, hoy de la mano de Chiqui Arce, se encuentran iniciando los preparativos para un amistoso con Honduras y para nuestro gran debut  del 7 de octubre, ante Perú, fecha en la que pelearemos por la eliminatorias para el próximo Mundial, en Brasil en el 2014. Teniendo que enfrentar unos días después a Uruguay y en el mes de noviembre a Ecuador y Chile.

¿Y cómo ves este nuevo desafío, teniendo en cuenta que venimos de cuartos de final de un Mundial, y de una final de Copa América?

Volviendo a un lugar que yo conozco perfectamente, sin temor a la responsabilidad. Nos sentimos aptos con todo el grupo de trabajo, porque es ordenado, porque es gente importante que también tiene su historia dentro del fútbol mismo como carrera y en la selección nacional también. Nos compromete en mayor grado el apoyo popular y eso lo tenemos que llevar de la mano en los partidos, la paciencia tampoco es muy duradera y estamos bien plantados para eso.

¿Qué opinión te merece el trabajo del Tata?

"Me pasé haciendo bosquejos y miraba la lista de 70, 80, 100 tipos, y jugadores hay". Foto: Juan Heilborn.

Yo creo que él, hablando de él como entrenador solo, sin nombrar su cuerpo técnico, juntamente con (Paulo César) Carpegiani y (Sergio) Markarián fueron los tres que dejaron más cosas en el fútbol paraguayo en sí, especialmente para los profesionales que lo ven de afuera. Creo que Martino le agregó, ahí sí con todo su grupo de trabajo, un orden distinto, una manera de trabajar diferenciada que no se hacía en otra época y acompañado también por el crecimiento de la Asociación Paraguaya de Fútbol en sí, en toda su estructura, en la infraestructura, en la logística, en los mejores profesionales en cada área, había recursos humanos en la APF que no eran utilizados, o que eran utilizados de distinta manera y no de manera formal, profesional e instructiva como se ha hecho ahora. Y ahora uno se encuentra con cosas muy prácticas dentro de toda la estructura de la selección.

Las eliminatorias empiezan en dos meses, ¿te parece el tiempo suficiente para que la selección tenga tu sello particular?

Sí. Nos dimos cuenta de eso en un partido que no valía nada, en el sentido de la exigencia, que fue por Salvador (Cabañas), estuvimos juntos dos días, con un entrenamiento incompleto. Se facilita mucho por la jerarquía de los futbolistas y que uno selecciona. En una selección uno improvisa solamente si se le antoja. Imagino que entre los cientos de miles de futbolistas que hay, uno tendría que estar atento siempre para identificar a los mejores para competir en cada partido.

Presentando a su equipo técnico. Foto: Prensa Selección.

¿Cómo ves el fútbol paraguayo actualmente?

Creciendo, es competitivo, con mayores inversiones. Ahora tienen los chicos un lugar fijo donde competir, siete canchas lindas para jugar y buscar jugar bien, porque el tiempo nuevo del fútbol exige no solamente “Picapiedras”, la gente quiere ver el respeto al buen juego, se exige fair play, mucha más dinámica, y hay que tener condiciones de trabajo para eso. Unos quince años atrás esto existía muy poco. Veo que en los últimos seis años eso ha cambiado mucho, en los profesionales de todos los niveles, antes no había Asesoría de Prensa, no había Departamento de Marketing. Antes, había pocos socios. Ahora escuché que los clubes grandes tienen más de 15 mil o 20 mil socios al día, y aunque sea poco, están construyendo uno o dos estadios en el interior con 6 mil lugares, y ojalá que no pasen 20 años de que la selección mayor, que es el gran espejo, siga creciendo, pero para eso también hay que acompañar con las divisiones menores de la selección, para que no haya ninguna laguna generacional en cuanto a la utilización de los futbolistas.

¿Querés cambiar algo en nuestro fútbol?

Quiero que se juegue más en corto. Quiero y voy a pedir mucho a la gente que tenga paciencia. Porque la gente quiere que se juegue en corto, pero es impaciente. Nuestra gente es muy apurada, muy vertical. A veces para jugar en corto y para buscar espacios se necesita retroceder, no para defenderse, pero sí para prepararse para atacar mejor. Yo creo que nuestro gran legado va a ser el crecimiento de los profesionales paraguayos. Porque nosotros elegimos un camino al revés de lo que nos habían aconsejado, lo hicimos a nuestra manera, pero es difícil cuando se hace por islita. Hay que formar siempre a la gente y transmitir la experiencia que uno tiene, y los que vienen de atrás seguramente lo agarrarán o no, pero con que uno haga su tarea es suficiente. En nuestro ambiente del fútbol creo que hace falta expandir un poco más ese tipo de pensamiento y de trabajo.

Dijiste que querés que se juegue en corto. Siempre la excusa es: “No hay jugadores, nuestros jugadores son nomás físicos y  hay menos jugadores técnicos…”

El primer partido, amistoso en homenaje a Salvador Cabañas, enfrentando al América de México. Teminó sin goles.

Esa es la excusa del entrenador que no quiere arriesgar o que no quiere exagerar en el día a día en los trabajos o que no quiere insistir con eso. Jugadores hay y muchos. Yo te dije que me pasé haciendo bosquejos y miraba la lista de 70, 80, 100 tipos, y jugadores hay. Creo que la función del entrenador es encontrar los mecanismos y en eso va mucho eso de identificar dónde vos te sentís más cómodo, donde Jazmín puede andar mejor, donde Gilda puede correr menos porque es más lenta y piensa rápido, por eso funciona como equipo. Para que se juegue corto y bien, todos tienen que estar bien, la elección es fundamental. En la selección nacional vos tenés esa posibilidad. Nosotros no tuvimos ese problema en Rubio Ñu porque uno a uno trajimos, me parece que tuvimos  éxito y jugábamos bien por eso.

Después de la Copa América, ¿qué pasa con la diferencia física que hay? Se notó muchísimo el desgaste en la final con  Uruguay y también en el partido contra Brasil. ¿Hay diferencia en la preparación física del jugador paraguayo estándar, tenemos deficiencia en eso?

El preparador físico electo tiene que acompañar a su equipo de trabajo. El preparador físico adaptará a pedido nuestro el tipo de trabajo y con el que nosotros contamos actualmente es fantástico. Primero porque no lo conoce nadie y él solamente hace su trabajo, que es muchísimo. Es un señor que trabajó 4 años con nosotros y todo lo que le pedíamos lo hacía perfecto.

Me parece que hay que consumir lo interno primero, que es una falla nuestra como paraguayos, recurrir a gente de afuera cuando hay gente acá que tiene tanta experiencia y ni siquiera se les consulta. Lo mismo pasa en el periodismo, en la fotografía, y a veces los perros ya no se preocupan mucho porque no tienen ni posibilidades para demostrar lo que saben.

Influencias. Los brasileños Scolari y Carpegiani.

¿Qué influencia tuvieron Carpegiani y Scolari sobre tu formación?

Scolari en la formación como hombre fue fundamental, porque es el mismo estilo de gente que era mi padre, mucho más duro, mucho más sargento, mucho más formal, pero al conocerlo descubrís un gran corazón, siempre preocupado por todos, que conoce toda la problemática de los futbolistas, defendiendo su grupo contra todos.

En el trabajo dentro de la cancha le debo mucho más a Carpegiani. Primero, él fue el que determinó el gran cambio en mi vida posicional como futbolista y si no hubiese sido de esa manera yo no hubiese jugado en la selección ni en el extranjero. Iba a terminar siendo un jugador más del montón que quería jugar en el medio porque se tocaba mucho la pelota y corría menos, y él me puso en un lugar que se corría como loco y aprovechó las mejores condiciones que tenía, que era la pegada de la pelota . Me identifiqué mucho con él a lo largo de 6 años que me tuvo dentro de la selección y el club, y me han quedado muchas cosas de conceptos de juego de Carpegiani, que es totalmente diferente a lo de Luis Felipe.

¿Hoy día con cuáles técnicos te identificas? ¿Qué rescatarías de Mourinho y Guardiola respectivamente?

Guardiola y Mourinho.

Guardiola, si tuviera que elegir entre Mourinho o Guardiola, Guardiola toda la vida. Toda la vida porque conoció profundamente todo lo que era la historia de su club y yo creo que en ese sentido, si yo me hubiese podido ir a Cerro Porteño iba a ser fundamental el conocimiento, el cariño por la institución, la filosofía y la historia de la institución que hay que respetarla siempre. Y se nota que él ve mucho más allá de lo que mucha gente ve, por eso es Josep Guardiola y por eso merece mi admiración, y tiene mi edad y yo jugué contra él. Quisiera conocerlo en su trabajo, ver qué hace. No para copiarlo pero si para determinar qué cosas nosotros hacemos bien porque las ideas son propias, son creadas de acuerdo a nuestro día a día. Pero me encanta ver el orden que tiene el Barcelona, la facilidad que tiene para jugar. Es muy difícil repetir eso y es un tipo del que 4 años atrás todos dudaban y decían que no tenía experiencia y no estaba preparado para dirigir al Barcelona.

Mourinho en cambio a veces raya lo exagerado. Se nota que es un vencedor, que es un ganador pero sus medios me desagradan, creo que hay otras maneras más normales, mucho más leales, mucho más básicas de conseguir el éxito, pero hay que respetarlo por el hecho de que consigue, que llega, pero atropella mucho y pasa por arriba de mucha gente.  Como ya dije, Guardiola toda la vida si me dieran a elegir, Carpegiani toda la vida, Wanderley Luxemburgo toda la vida, y de eso, de Carpegiani, ya han pasado 20 años  de cuando llegó al país y ha vuelto después de mucho tiempo el fútbol de ese estilo a tener su máxima expresión, en un equipo tan fantástico como es el Barcelona.

"Nuestras funciones tiene un gran valor, porque si a nosotros nos va mal van a pasar otros 17 años para que haya otro (paraguayo) de vuelta". Foto: Juan Heilborn.

¿Y entre los técnico paraguayos quienes te gustan?

Me identifico en esa formación, porque fue mi maestro, con Gerardo González, en el juego con Carlos Jara, de mis ex compañeros los veo con mucho futuro a Pablito Caballero, a Mauro Caballero, a José Cardozo, Jorgito Campos. Juan Manuel (Bataglia) ha tenido su oportunidad después de mucho tiempo por el gran trabajo que hizo en la formativa de Nacional. Hay mucha gente con capacidad, por eso yo te decía al principio que nuestras funciones tiene un gran valor, porque si a nosotros nos va mal van a pasar otros 17 años para que haya otro de vuelta, si a nosotros nos va bien ya es mucho más fácil mirar a alguien que estuvo cerca. Darle un poco más de oportunidades a los que se formaron, nacieron acá y conocen nuestro ambiente.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.