“La violencia contra la mujer será un tema de debate nacional entre el campesinado muy pronto”

La dirigente de CONAMURI, Julia Franco, dice que se vive un retroceso en igualdad de género al interior de las organizaciones.

“Al menos una de cada tres mujeres en el mundo ha sufrido maltrato, ha sido forzada a mantener relaciones sexuales o ha padecido algún tipo de abuso a lo largo de su vida, generalmente por parte de alguien conocido”, analiza la Organización Mundial de la Salud. El mal tiene dimensiones pandémicas, agrega.
La dirigente de la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas y Rurales (CONAMURI), Julia Franco, dice que hay varios tipos de violencia contra la mujer. Además de la física o sexual, ella habla de violencia estructural, económica, mediática y violencia del modelo productivo del agronecogios.

Razones de la violencia
Un recorte del presupuesto estatal a la salud, a los subsidios, a la compra de tierras para las familias, para la construcción de viviendas, es una violencia hacia las familias populares,  y  principalmente afecta a las mujeres, de papel central en el hogar. El agronegocio es un atropello silencioso, dice la referente, y va desplazando familias, las desarticula, atropella la comunidad y el medioambiente, va enfermando a los hijos e hijas, y todo el peso recae sobre las mujeres de los hogares campesinos.
En nuestra sociedad, analiza, los medios de comunicación, por su parte, denigran permanentemente a la mujer, al cosificarla y presentarla como algo privado. Tanto que los valores que promueven estos medios son una de las razones de que existan mujeres golpeadas y hasta asesinadas, refiere.
Otras explicaciones, asegura, se pueden encontrar en los valores y la doctrina de las iglesias; en la música; los juegos; y en Paraguay, advierte, en el sistema educativo, que promueve valores que fortalecen la desigualdad entre varones y mujeres y le da privilegios a los primeros, en detrimento de las mujeres.

Una asesinada cada 14 días
En Paraguay una mujer es asesinada cada 14 días por su pareja o su ex pareja (feminicidio), si revisamos las cifras de los últimos años (ver cuadro). El último caso más sonado fue el de Sonia Vera, liquidada por su esposo Adolfo Trotte, ex barrabrava y dirigente futbolístico del club Olimpia.
La Secretaría de la Mujer atendió 2030 denuncias el año pasado y 1853 hasta setiembre de este año. En países de la región como Perú, analiza las Naciones Unidas, el problema es tal, que el hogar es el lugar más inseguro para las mujeres, incluso más que la calle.
Cada 25 de noviembre saltan nuevas cifras, desde que en 1999 las Naciones Unidas estableció esta fecha como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. La fecha se eligió en honor a las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, militantes dominicanas que fueron asesinas por el régimen dictatorial de Rafael Leónidas Trujillo el 25 de noviembre de 1960.

Hablamos con él
En cuanto a CONAMURI, organización compuesta casi enteramente por mujeres, el tema de la violencia doméstica está muy presente. Julia asegura que afortunadamente ninguna compañera murió en estas circunstancias, pero sí hay casos extremos de golpizas.
En esas situaciones se actúa institucionalmente. “Lo que hacemos es encararle entre tres, cuatro compañeras al hombre. Le decimos que  si repite le vamos a denunciar. A la par, la compañera violentada se siente acompañada así”, explica. Comenta que muchas veces no es la pareja quien victimiza a la mujer, sino la madre, el padre, la suegra…familiares.

El Estado… bien gracias
A pesar de la dimensión de este mal en el país y el continente, el Estado paraguayo colabora con que siga siendo bastante invisible e impune. “La Secretaría de la Mujer abrió dependencias para atender esto en comisarías alrededor de Asunción; pero en el interior del país, los propios jueces, policías, fiscales y hasta médicos suelen desentenderse o incluso salen contra la mujer golpeada”,  revela la referente social.
Es por esto que en toda América Latina y acá varias organizaciones sociales desarrollan estrategias de prevención para enfrentar este problema en sus comunidades. Uno de los recursos principales es el escrache contra la persona violenta, de tal modo a que revea su conducta.
Como parte de esa búsqueda de iniciativas sociales, CONAMURI justamente empezó desde el año pasado, como organización parte de la CLOC/Vía Campesina, la campaña de concientización “Basta de violencia hacia las mujeres del campo” . La misma combina seminarios, marchas y teatros que instalan el tema, durante esta semana y la otra.
“Creemos que esta campaña puede ayudar, porque involucra a hombres y mujeres. Nos tenemos que preparar bien, porque es un tema delicado, muchas veces nosotras mismas somos víctimas de alguna violencia. Y cuando involucra a hombres, es más delicado aún”, apunta la dirigente.

Las organizaciones y la violencia
Julia asegura que no precisamente hay más conciencia de igualdad de derechos entre hombres y mujeres en la gente que forma parte de alguna organización social. Incluso asegura que hoy se nota un retroceso dentro de las organizaciones campesinas mixtas, porque muchos dirigentes varones intentan recuperar espacios ocupados por mujeres. Y esto crea hermetismo en el ambiente.
“En los últimos tiempos hay un retroceso, antes éramos como más aliados con los compañeros varones. Hay una arremetida de los hombres contra las mujeres, parece que desde que hubo presidentes mujeres en la región (Michelle Bachelet, Cristina Fernández, Dilma Rousseff), se quedaron con miedo de que ocupemos lugares”, dice. Incluso acusa a algunos varones de fomentar que mujeres ocupen cargos dentro de las organizaciones sólo por fachada, y así atraer financiadores que financian el eje de igualdad de género.

“Lucha en la casa, la plaza y la calle”
“La primera lucha que tenemos las que estamos en organizaciones campesinas es en la casa. Hay presión, a los maridos no les gusta que salgamos muchas veces, quieren que se haga lo que ellos dicen; por otro lado, los dirigentes varones de las organizaciones no estimulan la participación de su esposa y sus hijos. Muchas veces hay conflicto en la casa, y hasta separaciones, porque las mujeres militantes muchas veces tratan de educar a los hijos e hijas con valores nuevos, que confrontan a los esposos”, explica Julia.
Agrega que este tema vienen reflexionando en CONAMURI, especialmente con las nuevas asociadas que se articulan. Y que en esto,  la mejor herramienta ha sido el diálogo. ““La lucha en la casa, en la plaza y en la calle”, solemos decir. La lucha es en todos los espacios.  Es una constante negociación con nuestras parejas, es un proceso largo ya”.

Desafíos
Dentro del análisis que hacen desde una organización rural de mujeres, uno de los más urgentes desafíos es empezar a trabajar con niños, niñas y jóvenes el tema.  “Ellos son educados por otras instituciones que son contrarias a los valores de la organización. Tenemos que organizar a nuestros hijos e hijas en formación y  profesionalmente”, dice la entrevistada. En ese esfuerzo, afirma que apoyan el Marco rector, porque ven que puede contrarrestar los valores patriarcales p sexista que promueve el sistema educativo.
Por otro lado, hay algo muy prometedor que se registra en las organizaciones y las bases, que es que se está empezando a debatir la violencia contra la mujer, y eso esperanza de que pronto van a salir buena cantidad de estrategias creativas para combatirla.
“Creemos que el teatro “Kuña yvy” y la campaña “Basta de violencia…” va a  crear conciencia. Va a dar testimonios, va a obligar a debatir por lo menos, así como un día empezamos a debatir el problema de los agrotóxicos y hoy es un tema nacional instalado. Pero demandará mucho esfuerzo y preparación”, cierra la conversación.

Cifras

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.