“La tendencia de los gobiernos, si se los deja al margen de la presión social, es ir a la derecha”

Politólogo argentino Atilio Borón

El politólogo argentino Atilio Borón conversó ávidamente con E’a sobre el proceso político paraguayo durante el  reciente IV Foro Social de las Américas en Asunción.

En una reciente publicación en su blog personal, Borón acusó a Aldo Zuccolillo, propietario del diario ABC Color, de cínico. “Cualquiera que vea los diarios o la tevé en Paraguay, se lleva una imagen del país que no tiene nada  que ver con el país real”, dijo.  Confesó que le alarma la intromisión que tiene EE.UU. en nuestra política e invitó a resistirla. Sobre el proceso abierto en abril de 2008, dijo que es incipiente y debe desmantelar el Estado estronista que heredó. Que depende de las fuerzas populares la dirección que vaya tomando. Opinó sobre el EPP.

 

Hay una lucha que nos preocupa a los paraguayos y paraguayas, la democratización de las comunicaciones, ¿cómo podemos poner en marcha la lucha regional en este campo, sirviéndonos de países vecinos como Uruguay y Argentina,  más adelantados?

Yo creo que lo que tienen que hacer acá las organizaciones es luchar muy fuerte, y mancomunadamente, para instalar en la agenda pública el tema que la democracia no es solamente ir y votar cada dos años, que la democracia es tener medios de comunicación que reflejen a la opinión pública, no que formen o deformen o manipulen la opinión pública. Lo que vos tenés hoy en nuestros países, en todos los países, no solamente en Paraguay, es una prensa que establece la agenda de la dirigencia política y la agenda de gobierno. Y es una agenda que es establecida exclusivamente en función de intereses oligopólicos y que no tienen nada que ver con la defensa de la democracia, con el bienestar de la población. Entonces acá hay una lucha muy grande, en Argentina se viene dando esa lucha durante muchos años. Y fijate… si la ley se aprobó (de Audioviduales), es porque hubo un enorme consenso de organizaciones de base que presentaron una propuesta que fue discutida, hubo más de 200 reuniones que se fueron haciendo a lo largo de los años, donde se fueron decantando los puntos. Entonces, creo que acá habría que hacer convocatorias, no importa si la primera vez que convocan ustedes del periódico, vienen 10 personas…hay que volver a hacer. ¿Cuál es el problema de los medios en Paraguay? Acá hay una situación que es terrible, yo lo veo, es una situación incluso peor que la que tenemos en Argentina, lo cual es ya mucho decir. O peor de la que hay en Brasil. Porque hay un predominio absoluto…cualquiera que venga a Paraguay y lea los diario o vea la televisión, se lleva una imagen del país que no tiene nada  que ver con el país real. A mí me decían que los titulares de estos grandes medios ABC Color, Última Hora, etc, son simplemente uno de los muchos negocios que tienen estos grupos, y que utilizan los medios de prensa para manipular a la opinión pública para favorecer a sus negocios. Bueno, eso hay que denunciarlo como profundamente contrario a cualquier práctica democrática y hay que exigir que el gobierno establezca regulaciones.  Y si el gobierno dice que se van a enojar, hay que decirle que lógico que se van a enojar. Si se quiere cambiar el mundo…los que no quieren  que el mundo se cambie, se van a enojar. Pero no por eso hay que dejar de hacer lo que hay que hacer.

 

¿Se está reagrupando la derecha en Latinoamérica?

Sí, está pasando en toda la región, porque el imperialismo en este momento sabe que estos procesos que se ha venido dando en América Latina son procesos de fondo, más allá de que los avances sean lentos. Porque yo veo…los avances que se dieron en Brasil, en Argentina, en Paraguay…son insatisfactorios todavía, no han avanzado lo suficiente, es necesario profundizar más cambios en materia económica, social, en políticas de medio. Pero, pese a eso… Fijate vos que es interesante lo que yo decía, los estrategas norteamericanos ven estas reformas, vacilantes como las vemos nosotros, ¿sabés como la ven ellos? ¿Lo que dicen? “estos son catalizadores de la revolución, estas reformas son antesalas de procesos revolucionarios y hay que cortarlas de raíz”. Entonces, nosotros lo que tenemos que hacer es decir: “hay que avanzar con más seriedad, con más fuerza, seguir en esta lucha y no cejar. Y empujar a nuestros gobiernos”.

Y yo por ahí tengo una cosa, que ya es medio humorísticamente, porque nadie me cree, pero cada vez lo empieza a creer más gente. Cuando yo decía que: la instalación de los gobiernos, si se los deja al margen de la presión del momento social, es siempre ir a la derecha. Cualquier gobierno. Aun el gobierno que se declare más radical, más de izquierda, dejarlo a sus anchas, sin que haya una presión desde abajo. ¿Y por qué? Y porque las burocracias son elementos profundamente conservadores. Lo fueron en la Unión Soviética y lo son en todos los países. Entonces hay que tener una gran presión social  desde abajo, para hacer que estos gobiernos hagan las cosas que deben hacer. Y creo que eso es lo que los movimientos y los partidos populares tendrían que hacer acá en Paraguay. Avanzar en esa dirección para que los gobiernos digan: “bueno, ponemos en la agenda la democratización de los medios”. No puede ser que en una sociedad de masas, donde el sistema informativo desempeñe un papel fundamental, ese papel fundamental esté controlado por los grupos de monopolio.

¿Con esa misma teoría suya, el proceso de dos años en Paraguay cómo ve? ¿Hacia dónde se fue?

Yo creo que el proceso de Paraguay es un proceso muy incipiente, está en las primeras fases, es un proceso que se da dentro de un Estado profundamente oligárquico, y tenés  un gobierno que no es oligárquico. Pero ahí hay una contradicción, tenés un gobierno…uno no puede decir que el gobierno de Lugo es oligárquico, todo lo contrario, es un gobierno que tiene una base plebeya popular que le votó, pero el Estado como construcción, es el Estado heredado del estronismo, un Estado oligárquico. Y la tarea es desmontar ese Estado, es una tarea muy difícil. Se ha avanzado muy poquito, pero creo que es importante, aunque se haya avanzado poco, consolidar eso, o si no te vas marcha atrás. Ese Estado que sea una nueva plataforma de lucha y que a partir de ahí se puede ir avanzando en otras construcciones.

 

¿Dos años después no es tarde para empezar?

No, no, no, no, para nada. Yo creo que nunca es tarde, yo creo que nunca es tarde, yo creo que se puede hacer, que se puede seguir dando la pelea. Lo peor que se puede hacer es abandonar la lucha, hay que seguir dando la lucha, yo creo que hay que seguir presionando al gobierno, hay  que seguir denunciando toda esta serie de actos que a veces ocurren, que son incomprensibles, hay que entender las presiones que tiene el gobierno, pero hay que denunciar  a los que presionan también. Hay que hacer una ofensiva muy fuerte contra la embajada americana, la injerencia que tiene en este país es impresionante, una injerencia que, te digo, pocas veces he visto yo.

¿Nos da algún ejemplo de esa injerencia?

El papel que tiene Usaid, por ejemplo, con el programa este Umbral, el papel que tiene la campaña de cedulización  del Paraguay. Cómo es posible que eso lo haga una empresa norteamericana. O sea acá, toda la base de datos de los paraguayos y las paraguayas van a parar a empresas norteamericanas, eso es contrario al interés nacional. Profundamente contrario. Y yo diría que Paraguay tiene que poner fuerte en la agenda la re-negociación de los contratos de Yacyretá e Itaipú. Y yo creo que hay que presionar al gobierno de Lula para que realmente se ponga a negociar nuevos precios por kilowat/hora en Itaipú, y lo mismo el gobierno argentino por lo de Yacyreta.

 

¿Cómo ve ese proceso?

Estoy viendo que se avanzó un poquitito en el caso más complicado, que es el caso de Itaipú, hubo algunos avances importantes, se logró algo, no es que no se logró nada. Pero hay que seguir presionando, porque el gobierno brasileño defiende de manera muy clara el interés nacional y el interés de las tras-nacionales brasileñas. Entonces, bueno, acá hay que plantarse firme, porque ustedes tienen esta enorme riqueza, que es la energía hidroeléctrica, que no la pueden regalar, no la pueden despilfarrar, no la pueden dejar así por el aire.

A Stroessner lo mueven cuando ya era una molestia para la región, algunos dicen que lo mismo pasó con el coloradismo, y que Lugo vino a  resultar funcional para los poderes imperialistas en esta etapa de la historia …

No, yo no comparto. Yo creo que Lugo es fruto del agotamiento del coloradismo en Paraguay, del hastío que sentían los paraguayos con el partido Colorado, Lugo no fue bien recibido por EE.UU., yo te puedo asegurar eso: sigo muy de cerca la forma en que EE.UU. sigue la política latinoamericana, y para ellos Lugo fue un sapo que tuvieron que tragar, que no lo querían.  De ninguna manera le querían a Lugo, querían que ganara…No sé quién, la mujer esta…

 

Blanca Ovelar…

Era el candidato de ellos (EE.UU), esto fue un revés para ellos, pero claro, el imperio es muy poderoso, y Paraguay es un país muy débil,  en el sentido de que es un país pequeño, tiene pocos recursos. Y lo que tiene que hacer Paraguay es exigir la solidaridad de Argentina y de Brasil y de Uruguay en el marco del Mercosur.  Pero exigirla con más fuerza, yo le recomendaría al presidente Lugo que sea más afirmativo, que pegue un sapukái ahí en la mesa de negociaciones…se ríe…No, en serio…Que diga que la ayuda para Paraguay tiene que venir ahora, que la Argentina y Brasil tienen que ayudar a Paraguay ya, que no pueden esperar 10 años más. Hay que ayudar ahora, este es el mensaje. Y él tiene que ser muy fuerte (Fernando Lugo), y los movimientos impulsarlo para que haga eso.

 

Hablemos del EPP. Algunos organismos de DD.HH. y antimilitaristas afirman que usando al EPP como excusa, se están reflotando leyes y medidas de disciplinamiento social, que en otro momento no se aprobarían en paquete…

La ley antiterrorista…

¿Hay alguna injerencia de EE. UU. tras esto?

Yo no estoy muy muy al tanto del tema del EPP. Pero la impresión que yo tengo del EPP…o son servicios…gente reclutada por lo americanos para crear problemas y justificar acá la aprobación de legislaciones de esa naturaleza. O por ahí pueden agarrar algunos idiotas, algunos tontos, seudo-revolucionarios, que se lanzan a ese proceso, sirviéndole en bandeja la excusa perfecta.  Personalmente me inclino yo a pensar que esto fue un montaje hecho por la CIA, que está actuando muy fuerte en Paraguay. No te olvides que Paraguay para ellos es un objetivo  absolutamente estratégico. Ellos después de tumbar a Chávez, si pueden, lo que quisieran hacer para cercar a Brasil, es tener un control absoluto de Paraguay. Por algo tienen dos bases militares acá. O sea, acá, el que está rodeado es Brasil, y Brasil se empezó a dar cuenta hace poco de eso, a pesar de que yo lo vengo diciendo al Brasil hace como 10 años. Ahora se dieron cuenta, ahora ¿por qué? Porque los engañaron a los brasileños con el tema del asiento en el Consejo de Seguridad y todo eso…y eso ha sido una engañifa, no tiene ningún punto real de apoyo. Paraguay es un objetivo estratégico para los americanos (estadounidenses), más importante que Perú, más importante que Chile… Sacá Brasil y Argentina, que son los dos grandes que ellos quieren controlar… ¿Pero a Brasil cómo lo controlan? Con las 7 bases en el Norte y las dos bases en Paraguay. ¿Te das cuenta? Entonces  por eso yo creo que en ese sentido, EE.UU. acá va a hacer cualquier cosa con tal de justificar un endurecimiento del gobierno que favorezca a su plan. Y si por eso tiene que inventar una seudo-guerrilla, no es la primera vez que lo hace…le paga a unos pobres diablos que andan por ahí, le damos dinero, le damos armas y salen a hacer desastre. Y después justifican la reacción.

 

¿En qué otra oportunidad hizo eso EE.UU.?

En Chile lo hicieron durante los años de Allende, lo hicieron en México en innumerables oportunidades, lo hicieron en El Salvador, lo hicieron en Nicaragua…lo hicieron en todos los países. Es lo que ellos llaman standard operating procedure (procedimientos operativos estandarizados), ya se sabe, hojean el manual, y le dice lo que hay que hacer.

Perfil de Borón:

Atilio Alberto Borón, sociólogo y politólogo argentino, analiza la política latinoamericana, promociona la autodeterminación e integración de nuestros países y estudia la injerencia estadounidense en la región. Fue secretario general del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) y el año pasado ganó el premio José Martí de la UNESCO. Es autor de los libros “Crisis civilizatoria y agonía del capitalismo”, “El lado oscuro del imperio: la violación de los DD.HH. por EE.UU.”, “Socialismo siglo XXI”, “Aristóteles en Macondo”, “Filosofía política moderna: de Hobbes a Marx”. Estuvo en Paraguay para participar de varios talleres antes y durante el

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.