¿Podemos las y los trabajadores esperar algo bueno del Partido Colorado?

La ANR nació como expresión política de un sector de la clase dominante del siglo 19. Análisis.

Gobernó para esa clase y empobreció al pueblo.

El mensu, esclavo de los yerbales, producto de la venta de tierras públicas a extranjeros por parte del fundador del Partido Colorado, Bernardino Caballero.

El 11 de setiembre el Partido Colorado cumplió 124 años de vida, más de la mitad de los cuales en función de gobierno, es decir, decidiendo políticas públicas que deberían haber mejorado el nivel de vida del pueblo paraguayo. Sin embargo con sus sucesivos gobiernos ha aumentado la pobreza en el campo, que es donde se genera la riqueza de nuestro país. Sólo se enriquecen los sojeros, los ganaderos y las empresas transnacionales. Se han violado los derechos humanos y sindicales con total impunidad. Se profundizó el problema de la tenencia de la tierra y los campesinos sin tierra fueron perseguidos y apresados.

Durante el largo tiempo que gobernó, lo que es hoy desde el Parlamento o cualquier otro cargo y lo que volverá a ser si gobierna nuevamente tiene una sola impronta: El Partido Colorado es lo peor que le pudo haber ocurrido a nuestro país.

¿Qué ganamos los trabajadores con el Partido Colorado?

Conociendo al Partido Colorado como lo conocemos y para no llegar a conclusiones falsas, deberíamos hacernos las siguientes preguntas:

¿Cómo estábamos las trabajadoras y los trabajadores y el pueblo pobre cuando, después de 60 años de gobierno ininterrumpido, cayó el Partido Colorado en el 2008? ¿Nuestra situación económica era aceptablemente digna? ¿Teníamos posibilidades de acceso al trabajo, a la salud, a la educación, a la vivienda, a la tierra?

Stronismo. Uno de los períodos más oscuros del coloradismo. El Partido Colorado nació como expresión política de un sector de la clase dominante y para asegurarle las ganancias, desde el poder.

¿Cuáles son los intereses económicos y políticos que defendió siempre y defiende hasta hoy el Partido Colorado? ¿Por qué los ricos se volvieron más ricos mientras que las y los trabajadores, el campesinado y el pueblo, estamos cada vez más empobrecidos y llevando una vida miserable? ¿Qué medidas tomaron los sucesivos gobiernos colorados para que las trabajadoras y los trabajadores estemos mejor?

¿Merece el Partido Colorado que el pueblo pobre le apoye para llegar nuevamente al poder? ¿No deberíamos pensar que quieren volver al poder para seguir enriqueciéndose ellos, los que siempre mandaron, los dirigentes del partido, los parlamentarios, los gobernadores y sus séquitos, los concejales, los que están en la rosca?

¿En qué mejoró el pueblo que le votó durante tantos años y en qué puede mejorar si es que le vuelve a votar?

Si respondiéramos estas preguntas estaremos obligados a analizar la realidad con toda crudeza.

Lo que perpetró en Paraguay la dictadura stronista, con el apoyo absoluto del Partido Colorado fue un genocidio.

¿Qué es el Partido Colorado?

El Partido Colorado es una organización que nació como expresión política de un sector de la clase dominante del siglo 19 y para asegurarle las ganancias, desde el poder. Su fundador y presidente de la República, Bernardino Caballero, fue el artífice de la venta de las tierras públicas (la privatización de las tierras), y principal protagonista, pues se enriqueció con esa política.

A lo largo de toda su historia cumplió ese papel y continúa así hasta hoy. Desde 1954, el dictador Alfredo Stroessner conformó un gobierno basado en una trilogía: Gobierno, Fuerzas Armadas, Partido Colorado. Sin éste, la dictadura stronista no hubiera logrado sobrevivir mucho tiempo, es decir, la ANR es enteramente responsable de lo que ocurrió en nuestro país durante la dictadura.

A través de ese sistema, persiguió implacablemente a los opositores y encarceló, torturó y asesinó a miles de personas. Lo que perpetró en Paraguay la dictadura stronista, con el apoyo absoluto del Partido Colorado fue un genocidio. La ANR se apoderó del Estado para saquearlo. Fue así durante la dictadura y durante el periodo de “transición democrática”. Corrompió la función pública y a los funcionarios con el concepto de que el cargo sólo sirve para enriquecerse rápidamente.

Como campeón del entreguismo, el Partido Colorado no tiene quien le iguale. Los tratados de Itaipú y Yacyretá son la máxima entrega de la soberanía nacional.

Calixto Cabral, dirigente campesino muerto en las protestas contra las privatizaciones en el 2002, gobierno de González Macchi.

Ni pidió perdón ni se autocriticó

Por todas las atrocidades, todo este daño que le hizo al país, el Partico Colorado jamás se hizo una autocrítica ni pidió perdón al pueblo. Nunca expulsó al dictador Stroessner, que hasta hoy sigue siendo su presidente honorario, ni a sus cómplices en el genocidio. Murió el que fuera el terrorífico ministro del Interior de la dictadura, Sabino Augusto Montanaro, siendo afiliado del Partido Colorado.

Tampoco sancionó a nadie que haya robado desde la función pública.

Hoy, desde el Parlamento, el Partido Colorado continúa dando muestras de su carácter entreguista, antipopular y al servicio de los poderosos sojeros y ganaderos y las empresas transnacionales.

Si no es así, ¿por qué los parlamentarios colorados se oponen a votar un impuesto a la exportación de la soja y la carne? ¿Qué pasó con la ley que regulaba el uso de agrotóxicos? ¿Por qué no votan desde el Parlamento el Impuesto a la Renta Personal? ¿Por qué avalan los ataques a los derechos adquiridos de las trabajadoras y los trabajadores estatales? ¿Por qué apañan la persecución sindical y la criminalización de las luchas sociales?

Cártel político, decadente y compuesto

El nuevo poder con el viejo poder, en la ANR. Cartes y Galaverna. Foto: Paraguaymipais.com.ar

Después de tantos años de haberse convertido en una cueva de bandidos, se ha perfeccionado y se ha convertido en un cártel político. Su Convención Extraordinaria de enero de este año así lo ha reafirmado pues se realizó al sólo efecto de acomodarle a Horacio Cartes para que sea candidato a presidente.

La compra de votos, imposiciones, mentiras, fraudes, fueron siempre su principal y único punto en su orden del día.

Cartes es actualmente uno de los hombres más ricos del país: Latifundista, empresario tabacalero, empresario deportivo, importador de bebidas, empresario bancario, financista, sojero, etc. No erraremos si afirmamos que  comprará miles de votos para ser electo candidato de la ANR a la Presidencia de la República.

Las acusaciones más fuertes lo relacionan con el tráfico de drogas y el lavado de dinero. Cartes cuenta con varias estancias en zonas de producción y tráfico de drogas. En el año 2000, la Secretaría Nacional Antidrogas halló en su estancia Nueva Esperanza, zona de Cerro Kuatiá, jurisdicción de Capitán Bado (Amambay), una aeronave con matricula brasileña, que aterrizó de emergencia, y que contenía 20.100 kilos de cocaína cristalizada y 343.850 kilos de marihuana prensada. Esto no quiere decir que él esté involucrado con este cargamento ni nada por el estilo, pero da que pensar ¿no?

Tampoco es difícil saber cuáles serán los intereses económicos y políticos que defiende hpy y que defenderá mañana, si accede a la presidencia de la República.

Lilian Samaniego, actual titular de la ANR. El Partido Colorado gobernó la mitad de su vida y sólo aumentó la pobreza en el campo, que es donde se genera la riqueza.

Nada que ver con la clase trabajadora

La clase trabajadora no tiene nada que ver con ese partido. Ni debe esperar nada bueno de él. La ANR es un altar de la mafia, la corrupción, la impunidad, el robo. La ANR no defiende los intereses populares. Sus intereses no son los nuestros.

Transformar el Partido Colorado es imposible

Es falso de toda falsedad, y ya resultó demostrada en la práctica, intentar cambiar las cosas, proponiéndose “transformar” el Partido Colorado desde adentro.

En efecto, mucha gente honesta ha intentado eso y fue “tragada” por el sistema o fracasaron estrepitosamente. Ese camino es el cementerio sociopolítico para dirigentes y activistas honestos que quieren cambiar las cosas.

No existe la mínima posibilidad de convertir al Partido Colorado en un instrumento político que mejore la situación del pueblo trabajador y que lo libere de la opresión y de la explotación. Y eso es así porque es parte integrante, fundamental e indisoluble de ese sistema que oprime y explota.

Si se lograra avanzar un milímetro en cambiarlo, el Partido Colorado se pulverizaría en mil grupos. Y aún más, dejaría de existir tal como lo conocemos hoy.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.