¿Barack Obama mató a un muerto?

 

La noticia del asesinato de Osama Ben Laden y la desaparición de su cadáver en el mar más que certezas generan dudas sobre la veracidad de la noticia y su verdadera intención. Aquí una versión más sobre el tema.

Por Miguel Méndez

Desde el advenimiento del Fascismo en el siglo pasado los grandes grupos empresariales asociados a los gobiernos controlan los medios de comunicación diseñando la opinión pública y fabricando consensos para evitar que el común de la gente pueda decidir por sí misma el rumbo de sus vidas. El proceso de Globalización –muy a pesar de lo democrático y horizontal que pueda parecer la herramienta internet- es un proceso a acumulación fascista, caracterizado por el dominio antidemocrático que ejercen las Transnacionales sobre todo tipo de productos y consumos.  Al igual que Montsanto diseña semillas y se apodera de la soberanía alimentaria de grandes extensiones de tierra alrededor del mundo las corporaciones de noticias diseñan la opinión pública por medio de absurdas mentiras vertidas sobre ingenuas poblaciones que consumen noticias sin un mínimo de criterio y construyen consensos donde antes no los había.

Osama Bin Laden. Fuente prensalibre.com

El grosero totalitarismo Nazi  puso de manifiesto este diseño de la opinión pública con la consabida frase de Joseph Goebbels “miente, miente que algo quedará”, pero no fueron los nazis los que iniciaron las campañas de diseño de la opinión pública y de la construcción del consenso. Noam Chomsky se remonta al presidente Woodrow Wilson como el primero en utilizar esta herramienta de control de las masas. Cuenta Chomsky que Woodrow Wilson asumió en 1916 con una programa pacifista –similar al de Barack Obama- para cambiar de idea a poco de asumir – igual que Obama- y por lo tanto debió convencer al pueblo norteamericano de las ventajas de la guerra. En seis meses logró revertir la opinión mayoritariamente pacifista por otra belicista.

A casi 100 años de aquel experimento mediático llevado a cabo por Woodrow Wilson la absurda noticia de la muerte de Osama Ben Laden, responde a una clara necesidad de construcción de un consenso en la población norteamericana y mundial sobre el alicaído liderazgo el ex pacifista Barack Obama que potencie su reelección en el 2012.

Muy por el contrario de poder comprobarse realmente si la noticia es cierta, existen numerosas fuentes informativas (diarios, libros, etc) –las cuales son de fácil acceso vía internet para quienes procuren formarse una opinión crítica sobre el tema- que hablan de la muerte de Osama Ben Laden en Diciembre de 2001.

El diario egipcio Al-Waft reprodujo el 26 de Diciembre de 2001 una nota necrológica de Osama Ben Laden, la cual fue impresa primero en el diario pakistaní The Observer.

En la nota se refiere la muerte pacífica del saudí, debido a complicaciones pulmonares derivadas de su enfermedad renal. La misma fuente informó que uno de los seguidores de Al Qaeda, unos pocos amigos talibanes y algunos de su familiares asistieron a su funeral realizado en una zona no determinada de las montañas del sudeste de Afganistán y que muy difícilmente –continúa la nota- los norteamericanos podrían encontrar siquiera un rastro de su cadáver dado que según el rito de entierro wahhabi – colectividad islámica a la que pertenecía Ben Laden- la tumba no tiene marca ni nombre. Al año siguiente, 2002, la máxima autoridad de contraterrorismo del FBI, Dale Watson (18 de Julio 2002, BBC NEWS y 17 de Julio 2002, CBS NEWS) admitía que probablemente el líder de Al Qaeda ya esté muerto.

Investigadores y periodistas críticos que han seguido el rastro de los acontecimientos desde el confuso atentado del 11 de setiembre de 2001 -donde dos aviones estrellados contra las torres Gemelas construidas a prueba de este tipo de accidentes terminaron con el desvanecimiento total de ambas, situación que solo se puede observar en demoliciones programadas- han logrado demostrar que todas las imágenes (fotos, videos) tomadas a Osama Ben Laden posterior a los atentados del 2001 cuentan con dudosas escenas, donde se aprecian por ejemplo a Ben Laden escribir con la mano derecha –habiendo sido zurdo-, o hablando con terminología norteamericana inexistente en el lenguaje árabe. Toda esta documentación se puede encontrar en internet o en publicaciones diversas sobre el tema.

El Partido Demócrata norteamericano junto con Barack Obama necesita de noticias que apuntalen un alicaído liderazgo con rumbo a las campañas electorales del 2012 por la re-elección, campañas en la cuales ni los votantes norteamericanos ni el mundo creerán ya un discurso pacifista como el que le permitió acceder al poder prometiendo –sin cumplir- que acabaría la guerra en Irak. Entonces, ¿qué mejor táctica que matar a un muerto? Los muertos no hablan.

De lo demás puntos de la estrategia; de la reproducción masiva de la noticia, del diseño de la opinión pública y de la construcción del consenso se encargarán la corporaciones transnacionales de comunicación, ávidas de difundir mentiras diarias que remonten sus decaídos ratings de audiencia y continúen adormeciendo a las masas globales mientras aumenta el hambre, la exclusión social y las guerras en un mundo unipolar que cada vez asoma más su rostro fascista.

FUENTES

–    IF BIN LADEN WAS DEAD, WOULD THE U.S. ADMIT IT? http://www.welfarestate.com/binladen/funeral/

–   FBI OFFICIAL THINKS BIN LADEN IS DEAD http://www.cbsnews.com/stories/2002/07/17/attack/main515468.shtml

–   PAKISTAN’S MUSHARRAF: BIN LADEN PROBABLY DEAD. http://edition.cnn.com/2002/WORLD/asiapcf/south/01/18/gen.musharraf.binladen/

– US casts doubt on bin Laden’s latest message. http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/asia/afghanistan/1366508/US-casts-doubt-on-bin-Ladens-latest-message.html

– NADIE VIO MATRIX. Walter Graziano. Argentina, Editorial El Planeta. 2001

Comentarios

Publicá tu comentario